martes, 23 de marzo de 2010

El PP quiere cambiar la Ley Electoral para frenar a la izquierda.

No tranquilos, el titular de este post es completamente falso. Pero ¿alguien se imagina la que se montaría si algún dirigente del PP dijera algo así? Lo digo porque repasando en Internet las noticias de hoy, me ha sorprendido leer las declaraciones de Cayo Lara, Coordinador de IU en las que afirma sin rubor alguno que con otro sistema electoral, es probable que “el PP nunca tenga mayoría absoluta en España” y que el PSOE, al negarse a una reforma al gusto de éstos señores comete una “gravísima irresponsabilidad”, ya que con ello “abre las puertas de la Moncloa al PP” y “están haciendo un regalo” al PP.

Curiosa manera de entender el juego democrático, aunque no debiera sorprender viniendo de quienes tienen como ejemplo la Dictadura Cubana. Me repugna que un partido de izquierdas en cuyo seno y ADN – sí en el suyo, en el del Partido Comunista y no en el del PSOE- se encuentra la verdadera oposición a la Dictadura franquista, pretenda que el mejor modelo electoral es el que anula a la mitad política de una nación, con el objetivo de que siempre Gobiernen ellos.

No es la primera vez que hablo de IU en este Blog y de su principal problema que no es otro que pensar que el rival a batir, a día de hoy sigue siendo Aznar o el PP:

IU va camino de ser residual como fuerza política y el sistema electoral, al que tanto echan la culpa, es el menor de sus problemas en estos momentos. Porque con este mismo sistema electoral obtuvieron 14 Diputados en las Generales de 1989 y llegaron a tener 21 en las de 1996. De ahí, a los actuales 2 Diputados en las Cortes, hay una importante lectura que hacer, una lectura basada en el proyecto nacional de IU (o Federal según ellos), ya que su implantación a nivel municipal se ha mantenido (2.600 concejales en 1991 frente a casi 2.500 en la actualidad). A riesgo de caer en el simplismo, parece que las bases de IU hacen su trabajo, sus concejales los primeros, pero quienes mandan a nivel nacional, no tienen claro hacia donde tirar.


Mientras IU siga actuando como palmero del PSOE, no es que corra el riesgo de perder toda su influencia –ya de por sí escasa- a nivel nacional, sino que está en disposición de desaparecer del panorama político. Y ese hecho, no beneficia precisamente al PP, sino a quien con el abrazo del oso, cada día incorpora dirigentes, militantes y votantes a sus filas, mientras los nostálgicos del Castrismo le hacen vudú a una gaviota. Les beneficiará a ellos, pero IU será la gran perdedora.


P.D. Pensando en la proporcionalidad pura, he caído en que en España no hay nada más puro y proporcional (según doctrina IU) que las Elecciones Europeas; circunscripción única y reparto de escaños proporcional a los votos.

En 1994, IU obtuvo 9 eurodiputados (de 64) y siguiendo la teoría interesada de IU, le costó 277.000 votos cada escaño. Similar al PP cuyos escaños les costaron 266.000 y 259.000 los del PSOE.

En 2009, IU obtuvo 2 escaños de 49 y, según su teoría, con un coste de 294.000 votos. Casi el mismo coste que a PP (290.000) o al PSOE (292.000).

Mismo sistema, mismas reglas pero un resultado muy distinto. ¿Qué ha cambiado? Pasar del 13,5% al 3,7% de los votos y el discurso y la política de IU.

7 comentarios:

Miki dijo...

Yo personalmente no estoy muy seguro de si el Partido Popular desea cambiar la ley electoral por el hecho de conseguir "ventaja" respecto al llamado "voto útil de izquierdas" o simplemente lo hace para conseguir una movilización y mayor aceptación de un sector de la población descontento con la actual Ley Electoral de España.

Esta mañana, sin ir más lejos en el tiempo, estaba escuchando punto radio y hubo un comentario de una oyente (cristina) sobre la necesidad de la sociedad de una ley electoral mejor.

Hablaba metafóricamente de actos contra los políticos, está claro que tenía una clara desesperanza hacia el sistema actual, pero no se, quizá no sea algo tan mayoritario como parece.

Mario Bilbao dijo...

Las críticas a nuestro sistema electoral se concentran en su escasa proporcionalidad y en la influencia de los partidos nacionalistas en la política del gobierno de España. La primera de ellas se basa en la ignorancia sobre la representación política moderna. En efecto, hasta la gloriosa revolución inglesa, la independencia de los Estados Unidos de América y la revolución francesa, las instituciones representativas no estaban asociadas con el gobierno. Los cuerpos representativos medievales representaban a estamentos frente al soberano y las razones para diseñar parlamentos que sean espejo de la sociedad son pura nostalgia medieval. En la actualidad el parlamento es el centro del estado y los representantes de los ciudadanos tienen como misión fundamental elegir y controlar gobiernos responsables y eficaces.

Respecto a la segunda crítica, nuestro sistema electoral concede una prima de representación a los dos partidos nacionales mayoritarios (PSOE y PP) y disminuye la representación de los partidos nacionales minoritarios (IU y UPD), lo que favorece la gobernabilidad. El sistema electoral no aumenta el poder de los nacionalistas, porque les asigna un porcentaje de escaños casi proporcional a sus votos.

En resumen, el sistema vigente en España favorece la competición entre los dos partidos mayoritarios, permitiendo múltiples voces en el Parlamento y, además, da la oportunidad al partido nacional más fuerte de gobernar en solitario, aunque necesite firmar acuerdos de legislatura con diversos partidos nacionalistas cuando no alcanza la mayoría absoluta.

El artículo titulado Análisis y evaluación del sistema electoral español amplia estos argumentos A FAVOR DE LA LEY ELECTORAL VIGENTE y se puede leer
pulsando aquí.

ALFONSO SERRANO dijo...

Miki gracias por tu comentario.

Y Mario, siempre es un placer aprender de ti y verte por este Blog. un abrazo

Raimond dijo...

Es evidente que el sistema proporcional le quitaría absolutamente cualquier posibilidad de gobernar al Partido Popular.El +- 40% de votos que saca con el sistema corrector D'hont se quedaría en un +- 30% de los votos directos.
Su incapacidad genética para llegar a acuerdos con otros partidos le impediría formar un gobierno.
Ni siquera con la mayoróa absoluta de Aznar en el 2000 podrían haber gobernado ya que en vez de 183 escaños se hubieran quedado con 13.
Nadie le hubiera podido prestar tantos votos para gobernar.

Sólo se quejan del sistema en las elecciones que les perjudican.

Raimond dijo...

Quería decir 130 escaños no 13. groqu

ALFONSO SERRANO dijo...

Raimond, creo recordar que en el 96 gobernamos con el apoyo de CiU, PNV, y CC y en el 2000 con mayoría absoluta, muchísimas leyes se sacaron con el acuerdo de alguno de estos partidos. Por lo que lo de incapacidad genética suena un poco a chiste ¿no?

De todas formas, lo que yo denuncio en este post es que el motivo para cambiar la ley, según IU, no es la proporcionalidad, sino evitar que quien piensa diferente a ellos gobierne, y como con debate e ideas IU cada día convence a menos, pretende cambiar el sistema. Si quieres hablamos de los grandes partidos, pero el foco aquí es la postura de IU, que sacó 21 escaños con este mismo sistema

Luis dijo...

Lo único que creo que hoy podría dar un impulso al PP sería que abanderada en serio la lucha contra la corrupción. La crisis está haciendo su trabajo, y quitando votos al PSOE pero muchos se van a la izquierda, a IU o a UPD. Y muchos de los que votan al PP es por puro temor a la izquierda, no porque el PP les despierte gran entusiasmo, ya que a veces parece un partido socialista de derechas, enfangado como ellos en choriceos, intervencionismos y triquiñuelas.