lunes, 12 de diciembre de 2011

Lo conseguimos. Ahora el reto es mayor

Este Blog comenzó a andar un 12 de marzo de 2008, justo el día siguiente a que Mariano Rajoy anunciara su voluntad de querer seguir liderando el Partido Popular. He vuelto a releer ese primer post en el que la decepción por la derrota se mezclaba con la ilusión de una nueva etapa en la que, desde mi punto de vista, teníamos dos objetivos el Congreso Nacional y reformular nuestro proyecto político para recuperar la confianza mayoritaria de los ciudadanos.

Aquel post terminaba con una frase que se ha revelado como premonitoria: “Por cierto, tal día como hoy hace 8 años, el Partido Popular obtuvo la mayoría absoluta el las Elecciones Generales de 2000. No vamos a deleitarnos en la gloria pasada, pero si entonces lo logramos, dentro de 4 años es posible”.

Y ya creo que ha sido posible. El PP ha logrado la mayor victoria de su historia y un mandato claro de los ciudadanos para sacar a España de esta situación de crisis y desempleo en la que nos encontramos. Hoy vuelvo a escribir coincidiendo con la Junta Directiva Nacional, pistoletazo de salida de esta etapa con el PP al frente del Gobierno de España que nos ha tocado liderar.

Poco tiempo ha dado para hacer cosas (de hecho queda una semana para que oficialmente Mariano Rajoy sea Presidente del Gobierno) pero sin duda esta será una etapa de cordura, sentido común, previsibilidad, seriedad y rigor. Los nombramientos de esta JDN ya avanzan el estilo. Gente de peso, de experiencia y fiel reflejo del estilo de moderación, centralidad y consenso que representa el PP de Mariano Rajoy: Pío García Escudero, Barreiro, Alfonso Alonso o Jesús Posada.

Sí, falta el Gobierno en pleno y la expectación es máxima. Creo que es más mediática que real pero es una percepción personal, porque el estilo de un Gobierno lo define su Presidente y ya sabemos el estilo de lo que teníamos (por sus acciones y sobre todo por algunos nombramientos). Y sabemos el estilo del Presidente electo, una persona con experiencia de Gobierno, con visión de Estado y que estará centrada en el reto más importante que ha tenido España en los últimos 30 años: la recuperación económica, la salida de la crisis y la creación de empleo. Y no podremos lograrlo solos. Nuestra influencia internacional tendrá mucho que ver y, en este sentido, España debe volver a ser parte de la solución y no del problema. Esa es la determinación de nuestro Presidente como quedó reflejada en sus reuniones de la pasada cumbre Europea y del PPE.

En definitiva, el camino que emprendimos en abril de 2008, que se concretó en el Congreso de Valencia y que fue recibiendo el apoyo mayoritario de los ciudadanos en cada una de las citas de estos años, ha llegado al puerto que esperábamos. Ahora el reto es mayor. No creo que sea fácil. Pero creo que tenemos a quien mejor puede liderar esta etapa en la que España debe recuperar la confianza, la ilusión y el prestigio. Mariano Rajoy.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Por vergüenza: El diputado Cascallana debe dimitir (un ejemplo de gestión socialista)

A escasos metros de mi escaño se sienta Enrique Cascallana (alguien debería actualizar la información de Wikipedia) exalcalde de Alcorcón y actualmente Diputado del PSOE en la Asamblea de Madrid. Tras perder las Elecciones Municipales el 22 de mayo, la Asamblea de Madrid ha sido el refugio que el PSOE le ha dado a uno de los más nefastos Alcaldes que un municipio pueda tener cuando huyó de Alcorcón para (a tenor de lo conocido hoy) no dar la cara ante sus vecinos.

Piensen en todo lo que debería caracterizar algo tan importante como la gestión pública: honradez, transparencia, pulcritud, austeridad, eficacia etc. Pues bien si piensan en todo lo contrario a lo que la gestión pública debiera ser, les saldrá un nombre: Enrique Cascallana.

No se trata de inquina o que tenga algo en contra de este señor, sino que los hechos han acabado demostrando que la situación económica en la que ha dejado Alcorcón sobrepasa cualquier previsión posible, previsiones como las que había hecho el Alcalde David Pérez.

El PSOE dijo que la deuda del Ayuntamiento era de 53 millones de euros. El interventor del Ayuntamiento (habilitado nacional que ya estaba en los tiempos de Cascallana) había certificado que la deuda era de 250 millones de euros. Pero la reciente auditoría ha sacado a la luz la realidad de las cuentas que dejó el PSOE.

BALANCE CASCALLANA: El Ayuntamiento de Alcorcón soporta una deuda real de 612.584.524,66 euros (más de 101.000 millones de pesetas), una vez revisados todos sus órganos, departamentos y servicios, así como las cuantías correspondientes a créditos bancarios (a corto, medio y largo plazo) y el impago a proveedores.

A esto es a lo que debe hacer frente el equipo de Gobierno del Ayuntamiento: a una deuda 4 veces superior al presupuesto anual del municipio. Y con todo y con eso, el PP está intentando combinar austeridad y compromiso social con unos presupuestos que reducen el gasto en casi 1/3 y dedican 7 de cada 10 euros a gastos sociales y servicios a la ciudadanía.

¿Qué va a decir el PSOE o el propio Cascallana? ¿Qué lecciones de economía va a dar en la Asamblea de Madrid un Grupo Parlamentario que tiene entre sus filas al responsable de tan nefasta gestión? ¿Es este el modelo de gestión que ofrece el PSOE?

Lamentablemente, la sorpresa que se ha llevado el Alcalde no es nueva. Tras el 22M, los electos equipos de Gobierno en Ayuntamientos y CCAA históricamente gobernadas por el PSOE (Extremadura, Castilla-La Mancha, Sevilla…) se han encontrado con descuadres y deudas que superaban con creces cualquier hipótesis inicial.

Dentro de 18 días, todos los españoles tienen el derecho a elegir qué Gobierno quieren para salir de la crisis. Sabemos cómo deja el PSOE las instituciones (con agujeros y telarañas), pero desconocemos cual es la realidad de las cuentas del Estado. Si, como apuntan algunos análisis, debajo de la alfombra hay más de lo que nos están diciendo, algunos deberán asumir sus responsabilidades. Lo que está claro es que si el PP logra la confianza mayoritaria de los ciudadanos, obraremos con responsabilidad para, una vez más junto a todos los españoles, sacar a España de la crisis en la que nos han metido los socialistas

Hoy tenemos el ejemplo de Cascallana, y los datos conocidos son de la envergadura suficiente como para que el diputado socialista se quedara agachadito en su escaño o, como mucho, pidiera la palabra para pedir perdón y anunciar su dimisión.

jueves, 6 de octubre de 2011

Una defensa acérrima de la representación política

Escribo estos apuntes desde mi escaño en la Asamblea de Madrid, mientras asisto, escucho y atiendo a un interesante debate sobre Telemadrid, tras el informe del Defensor del Menor y haber tratado, una vez más la polémica educativa. No sé si escribir mientras asistimos a este debate es parte de mi trabajo pero me siento en la necesidad de compartirlo con quien tiene la mala costumbre de leer mis periódicos post.

La educación por ejemplo es un tema que siempre suele estar excesivamente politizado siendo a veces, muy difícil dejar al margen ideología para pensar en lo mejor para los jóvenes, pero es obvio que es un tema de sumo interés en nuestra Comunidad, gracias al desinteresado apoyo de la izquierda a una falacia como son los supuestos recortes en la educación en Madrid. Pero el motivo del post no es la educación, sino el trabajo que aquí se realiza.

Hoy nos van a dar las 00:30/01:00 y aquí estamos prácticamente todos debatiendo sobre cómo mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Cada grupo desde su punto de vista. Cada punto de vista sostenido por unas ideas. Y cada una de esas ideas absolutamente respetable. Hay pasión, hay rigor y hay compromiso, como a veces hay excesos, exageraciones, y alguna que otra falacia.

Estos debates tienen lugar mientras, diputad@s debaten entre sí vía twitter (como también yo he hecho con @ccifuentes, @IdiazAyuso del PP y @eusebioglez del PSOE), o divulgan las posturas de cada grupo en otras redes sociales. ¿Y por qué hablo de estoy hoy y ahora? Porque lo que hacemos aquí da valor al parlamentarismo y, lo que es más importante, refuerza la importancia de la representación política. Con responsabilidad y orgullo somos los legítimos representantes de TODOS los madrileños. Una gran responsabilidad.

Y a estas horas estamos trabajando al servicio de los madrileños. Por eso no entiendo como en estos momentos en los que existe (con el grado de legitimidad que cada uno quiera darle) cierta desafección política, una parte de la izquierda alimente esa desafección para tratar de arañar votos en sectores descontentos con su proyecto político. Pongamos en valor lo que aquí hacemos, démosle publicidad y asumamos nuestra parte de responsabilidad en acercar la política a la gente. El ser diputado lo merece y lo exige.

¿Cómo pretender ganar legitimidad si, por unos votos, desprestigias tu propia representatividad? Curiosa manera de entender la representación política.

martes, 20 de septiembre de 2011

La desesperación del candidato Rubalcaba

Quedan justo dos meses para que los españoles decidamos nuestro futuro. Tiempo suficiente para continuar haciendo balance de este Gobierno que nos ha tocado sufrir, de seguir explicando nuestras propuestas y de mantener el contacto diario con el sentir mayoritario de los ciudadanos. Pero sea mucho o poco lo que queda, parece que la desesperación que domina la campaña de Rubalcaba no va a ceder un ápice.

Quienes tenemos la suerte de estar involucradas en el diseño de las campañas solemos decir dos cosas. Una que las estrategias no se cuentan, sino que se ejecutan. Y la segunda que se puede diseñar una buena campaña y ganar la campaña electoral, pero que puedes ganar una campaña y perder las Elecciones. Lo raro es hacer una mala campaña y ganar las Elecciones.

Pues bien, lo que cada día está más claro es que la campaña del PSOE es muy mala (opinión que, desde el respeto al adversario, cada vez escucho más incluso desde sus propias filas). Las razones son muchas, pero parten todas de una realidad difícil de esconder: es muy difícil hacer una campaña en la que el candidato basa toda su acción en tratar de que la gente olvide su papel en estos años de Gobierno socialista y su responsabilidad en esta crisis, así como presentar como nuevo lo que es de sobra conocido y antiguo.

Y esta situación es la que explica la escasa credibilidad de un candidato que promete lo que ha sido incapaz de hacer o que propone medidas y presenta iniciativas que ha rechazado o eliminado hace menos de un año. Los ciudadanos no quieren candidatos que como magos se saquen un día tras otro un conejo de la chistera, porque tras la ilusión momentánea llega la cruda realidad, porque todo era un truco. Lo que quieren son proyectos sólidos y gobernantes que generen confianza, estabilidad e ilusión. Y nunca podrá ser parte de la solución quien es el principal causante del problema.

El proyecto socialista está descompuesto. No es sólo un Gobierno agotado y sin influencia dominado por un equipo de campaña, no. Lo que ha quedado demostrado es que el proyecto socialista (Gonzalez/Rubalcaba y ahora Zapatero/Rubalcaba) es incapaz de afrontar con solvencia y garantías la gestión de una crisis, porque gobernar en bonanza y a base de chequera lo hace cualquiera.

Pero en estos días, la desesperación ha dado paso a la irresponsabilidad. Siguen pensando que la mejor estrategia es “divide y vencerás” y siguen crispando y enturbiando el clima nacional. Ahora vuelven a las andadas con la idea de presentar al PP como un partido anti catalán, y el “candidato sin más siglas que RrBb” llega a tal extremo que es capaz de afirmar que lo que votan los ciudadanos no puede ser rebatido por el Tribunal Constitucional. Son los mismos que eliminaron el recurso previo de inconstitucionalidad, los mismos que rechazaron la iniciativa del PP de que se restaurara para casos como el Estatut. Si una CCAA decidiera, con el refrendo ciudadano que los inmigrantes no tienen derecho a trabajar, ¿podría un Tribunal declarar dicha decisión inconstitucional? ¿O hay que respetar lo que el pueblo diga? Quizá el ejemplo es rizar el rizo, pero es lo que queda detrás del anuncio desesperado a un auditorio que quiere oír eso, que sólo algunos, por interés electoral y político, están por encima de la ley, y hasta prometer eso, vale en una campaña desesperada.

Esta forma de entender la responsabilidad política, haciendo equilibrios, pervirtiendo la legalidad, y jugando con los consensos más fundamentales a costa de mantener un sillón que creen que les pertenece, es la que nos ha llevado a una crisis económica, institucional y social. Y será tras el 20 de noviembre cuando haya que empezar a recomponerlo.

Quedan 2 meses para que empiece el cambio.

lunes, 8 de agosto de 2011

Jornada Mundial de la Juventud y tolerancia

Periódicos, radios y televisiones comienzan esta semana con más fuerza a hacerse eco de todos los acontecimientos que rodean a la visita del Papa Benedicto XVI a Madrid. Y como católico ( y todavía joven) no puedo más que alegrarme del ambiente festivo y de compromiso sincero de miles de personas (algunos no tan jóvenes) con la organización y la asistencia a estas Jornadas. Jóvenes venidos de todos los rincones del Mundo que se suman a cientos de miles de españoles, familias y amigos ilusionados compartiendo los valores cristianos en un momento en el que, la moda impuesta por este Gobierno anticatólico (que no antireligioso o laico), parece basarse en la relativización de todo valor moral.

Son cientos de miles de personas cuyo fin es encontrarse en un entorno en el que expresar su fe y su compromiso con la Iglesia Católica. Y lo hacen de manera ordenada, sin meterse con nadie, sin pretender ser mejor que nadie por defender sus ideas y creencias. Pero hay a quien no le gusta.

A los clásicos movimientos ancticlericales o la tradicional postura de gran parte de la izquierda radical, observo como también se ha unido para protestar contra la JMJ, el movimiento #15M. A sus integrantes, impulsores y simpatizantes, debiera preocuparles que un movimiento que se entendía como “espontáneo” y “heterogéneo” en su origen cada vez vaya mostrando de manera más clara un perfil ideológico que parece coquetear con el sectarismo y la intolerancia.

Es curioso que los mismos que solicitan sedes estables en plazas o locales públicos y ayudas de quienes dicen no les representan, critiquen el apoyo institucional y privado a unas jornadas con las que posiblemente se identifiquen más españoles que con su movimiento o que, desde un punto de vista económico (y esto es lo menos importante quizá), revierta en la ciudad más ingresos que el coste de las Jornadas o los gastos que para la economía madrileña o los comerciantes genera tener la #acampadasol.

Este movimiento, con independencia de las ideas que defienda, tiene una oportunidad magnífica de mostrar su cara más tolerante la próxima semana. Puede reírse de quienes honestamente acudan a las jornadas, pueden tratar de boicotear algunos, actos, pueden manifestarse contra el Papa o criticar a curas. O pueden centrarse en lo que en teoría era lo que les importaba cuando surgió este movimiento.

¿Acaso la religión católica y la Iglesia son responsables de los supuestos problemas que el #15M quiere afrontar? ¿Utilizarán algún acto de la JMJ para reivindicar tasas a bancos o expropiaciones de pisos vacíos, o se dedicarán a ofender a quienes simplemente acuden a dichos actos?

No sé si pocos o muchos de los jóvenes que acudan a la JMJ conocen o han asistido a alguna asamblea o actividad del 15M en sus respectivas ciudades. ¿Qué pensarán si ven que el movimiento incipiente con el que quizá simpatizaban, ataca una parte importante de sus creencias? ¿Puede un movimiento que se dice plural, prescindir de esa parte de sus componentes? Quizá sí, no lo sé. Pero estaría bien que se definieran.

En fin, en medio de este “no descanso” estival uno mira fuera de sus fronteras y ve movimientos similares. Ve a miles de jóvenes en Oriente Medio revelarse en busca de una democracia que aquí es despreciada por algunos, ve como en Bélgica protestan ante la parálisis de un inexistente Gobierno, como en Inglaterra los jóvenes critican al Gobierno por determinados recortes y subidas de tasas universitarias, como en Francia se critican algunas medidas de Sarkozy o como, recientemente, el mayor levantamiento juvenil en Israel ha sido contra el Gobierno por el acceso a la vivienda y los recortes sociales.

Pero “Spain is different”. Aquí el objetivo no es el Gobierno, principal responsable de que tengamos una tasa de paro juvenil del 45%, motivo absoluto de indignación. Aquí parece que el objetivo es el sistema, justo a unos meses en los que, como en cualquier democracia occidental, se puede producir un cambio de Gobierno apoyado por una gran mayoría de ciudadanos. Y mientras llega ese momento, ¿se van a centrar en atacar a los católicos, a la Iglesia y a los valores que honestamente cada uno defiende?. Curioso.

miércoles, 27 de julio de 2011

¿Por qué está tan contento el PSOE tras el CIS?

Ha sido salir el CIS de julio y los #ferraztrolls han salido a mostrar una artificial euforia, como ese equipo que se ve perdido y trata de animarse dándose palmadas unos a otros, como si lo que ocurriera en España fuera un juego. Y lo hacen agarrándose a dos datos: la subida de 3 puntos del PSOE en estimación de voto y la valoración de Rubalcaba.

Si uno observa todas las encuestas publicadas en España (CIS incluido) en los últimos dos años, el PSOE no para de perder apoyos salvo en tres momentos: los cambios de Gobierno en otoño de 2010, el anuncio de Zapatero de que no repetía y ahora, la proclamación de Rubalcaba. Así que será el tiempo el que diga si ese repunte se sostiene, o es circunstancial como en otras ocasiones en las que se ha impuesto la realidad de 5 millones de parados y los recortes sociales que ha aplicado el Gobierno del PSOE (con el voto de Rubalcaba). Dicho esto, es sorprendente que el PP mejore en 2 puntos la intención directa de voto y en estimación baje 1 punto. Una vez más se empeñan en no mostrarnos la “cocina“ secreta, a lo que habrá que sumar el #efectoRubalcaba (que cada día tengo más claro que consiste en manejar desde Ferraz los resortes del Gobierne de un Zapatero inane).

Y finalmente, es importante resaltar que el PP goza de un 90% de fidelidad de voto, que somos la opción favorita de los españoles para gobernar y que no sólo el 80% cree que Rajoy será Presidente, sino que un 10% de votantes del PSOE lo quieren y de hecho le votarán. Son datos no para la euforia popular, sino para trabajar con más responsabilidad sabiendo que cada día son más los que dicen que votarán al Partido Popular y, lo que es más importante, según el CIS, que el PP es considerado la mejor opción para sacar a España de la crisis.

Pero ellos, siguen eufóricos con su efecto-R, y lo justifican también en la valoración de Rubalcaba. Estos dirigentes del PSOE, deberían pedirles a sus compañeros de Gobierno que, vale que nos mientan a nosotros, pero que a ellos les cuenten la verdad y les enseñen las tripas y la realidad de la encuesta del CIS. Si queremos hacer un análisis riguroso de valoración, lo que interesa es lo que piensan los potenciales votantes, y no quienes nunca te van a votar. ¿Cómo no va a ser visto mejor Rubalcaba que Rajoy, si se incluye la opinión de todos los que votarán a PNV, IU, ERC etc? ¿Cómo no va a ser bien visto por nacionalistas y radicales de izquierda un candidato que ha formado parte de un Gobierno radical y que se ha cargado la solidaridad y la cohesión a cambio de apoyos? ¿Pero qué harán al final estos votantes? ¿votar a Rubalcaba o a su propio partido?

¿Y si miramos lo que opinan los votantes del PSOE acerca de Rubalcaba y los votantes del PP acerca de Rajoy? Dejo el link para quien tenga interés en saberlo, pero ya os adelanto que, no solo los votantes del PP confían más en las capacidades y cualidades de Rajoy que los del PSOE en Rubalcaba, sino que a más de alguno le va a sorprender el porcentaje de votantes del PSOE que creen que Rajoy supera a Rubalcaba en numerosos aspectos y que por eso lo votarán. Pero en fin… que sigan con su euforia momentánea.

Y finalmente, ¿alguien se cree que un mes después de la victoria del PP en municipales y autonómicas, se puede bajar en estimación de voto y el PSOE subir 3 puntos?

P.D. AVISO A LOS MALPENSADOS QUE CREAN QUE ESTA INTERPRETACIÓN DEL CIS DE JULIO ES PORQUE EL PSOE RECUPERA ALGO:

La manipulación a la que nos tiene acostumbrados el CIS es algo que se ha venido denunciando siempre. Y la ventaja de ser coherentes es que la queja se ha producido incluso cuando el PP va por delante en estimación de voto, a pesar de que, una vez más, la encuesta tenga un sesgo a la izquierda de 10 puntos. Y como no hay mejor prueba que la hemeroteca, en este caso os dejo el link a opiniones anteriores en mi Blog sobre lo que hace el CIS. Pinchar aquí


En definitiva, el que no se consuela es porque no quiere...

jueves, 21 de julio de 2011

¿Y tú? ¿Qué cambiarías?

No sabemos cuándo serán las Elecciones pero parece que España está como si fueran mañana. No sé si la fecha la sabrá sólo ZP o una persona más o dos, o su almohada o la agenda la marca Rubalcaba desde la 4ª Planta de Ferraz. Pero el caso es que ya estamos. Ayer se constituyó el Comité de Campaña del PP para las Elecciones Generales y hoy se ha presentado una iniciativa que sin duda debe ser enriquecedora para nuestro proyecto político.

Ha nacido la web http://www.yocambiaria.es/ . Estamos en plena fase de elaboración del Programa Electoral. Desconozco lo que supone para el PSOE, (viendo lo que hacen me suena más a papel mojado), pero para el PP el Programa suele ser sagrado, un contrato con los ciudadanos solemos decir. Y una vez más queremos contar con la participación ciudadana. En esto se cree o no, no hay medias tintas, y el PP cree firmemente en ello.

En http://www.yocambiaria.es/ puedes hacer tus aportaciones tanto en las áreas que se proponen como libremente, puedes dar tus datos para seguir informado o participar más activamente en las actividades del partido, puedes seguir la actualidad a través de Facebook, twitter, youtube, o la propia web del Partido www.pp.es En definitiva, una herramienta a disposición de todo aquel que quiera participar más activamente en la gestación de las propuestas que Mariano Rajoy incluirá en su Programa de Gobierno.

Vivimos una época en la que la crisis y la desafección política (quizá parte merecida, quizá parte inducida) están haciendo que algunos ciudadanos se planteen cambios que favorezcan la identificación de los ciudadanos con sus representantes. Ahora todo aquel que quiera que su voz se oiga más, que sus propuestas sean tenidas en cuenta y que quiera identificarse con un proyecto político que genere ilusión, seguridad y confianza, tienen una gran oportunidad.

No creo que exista un partido político que no tenga entre sus principales aspiraciones, representar a una mayoría social. Y para ello, los partidos tenemos que poner de nuestro lado los mecanismos de comunicación y los ciudadanos estar dispuestos a usarlos si estiman que son útiles. Éste lo es.

Por todo ello, a aquellos que generosamente me seguís, amigos, conocidos, desconocidos, los que echáis en falta vuestro problema o inquietud en un programa, los que critican a los partidos por no escuchar, altos, bajos, guapos, feos… Desde el más absoluto respeto y con toda la humildad posible, os reto. Decidnos ¿QUÉ CAMBIARÍAIS?

martes, 5 de julio de 2011

¿Y si Teddy Bautista (SGAE) fuese concejal?

¿O diputado? ¿o Alcalde? ¿o miembro de un Gobierno Autonómico? En estos días en los que ha saltado la polémica acerca del “SGAEgate” sorprende ver esa doble vara de medir que tiene un sector de nuestra cultura (que no toda) acerca de los comportamientos éticos.

Quienes se han posicionado a favor de Teddy y bramado contra esta operación judicial han dicho cosas como: Es impensable que se lo haya llevado, es un escándalo y una operación con una mano negra, hay que tener en cuenta la presunción de inocencia, esta operación y el 23F son parecidas, gracias a la labor de Teddy los artistas tienen derechos que legítimamente les corresponden, es de “gilipollas” pensar que ha habido desvío de fondos, es una vergüenza cómo se les ha detenido, esto ha sido porque ganó las Elecciones el día anterior, se le está sometiendo a un juicio en los medios…

Son argumentos que a estos vigilantes de la “democracia real” no les valen cuando salta algún caso polémico que afecta a un político (del partido que sea). ¿Aceptarían como excusa de un político corrupto que ha hecho mucho por el pueblo? ¿Han respetado alguna vez la presunción de inocencia? ¿Han dicho algo cuando a algún político se le ha detenido con cámaras para a las pocas horas dejarle libre por la puerta de atrás de comisaría? ¿Cuántos políticos han sufrido penas de telediario para luego quedar totalmente absueltos sin que ninguno de estos “vigilantes” se indignara por ello? ¿Es legítimo entonces que haya quien pueda pensar que, quienes ahora defienden a Teddy y este entramado es que tienen algo que perder?

Sin duda, erradicar la corrupción es un tema cuya responsabilidad primera corresponde a los propios políticos, a los dirigentes y a los partidos. Pero en los últimos tiempos hemos visto cómo de un muy reducido número de casos se ha pretendido hacer causa general contra la política y los políticos. Desconozco el beneficio que puede tener deslegitimar a los partidos, a los políticos y a las instituciones para ganar en legitimidad propia, seas un medio de comunicación, un cantante, un escritor o un indignado, todos ellos de mi máxima consideración, más allá de que se representan a sí mismos.

En definitiva, desconozco en qué acabará este caso y no voy a hacer ningún juicio de valor sobre el mismo de momento. Diré lo que he dicho en otras ocasiones. El que meta la mano que pague pero la presunción de inocencia para todos. Los atenuantes, las filias y las fobias de poco valen. Y no, no es diferente un político de Teddy, porque por muy privada que sea la SGAE ( y sus socios), quienes pagan su sustento son el resto de españoles, con unos cánones y unas tarifas que deben ir al autor de turno y no al bolsillo de alguno. Pero repito, que se demuestre y entonces tocará hacer juicios de valor.

P.D. No tengo nada en contra del amigo Teddy y este no es un post dedicado a analizar la gestión o el papel que la SGAE (y entidades similares) juegan en el campo de los derechos de autor y propiedad intelectual, tema sobre el que tengo mi propio criterio ya formado pero que no era el objeto del post de hoy.

lunes, 20 de junio de 2011

Acerca de la proporcionalidad (2ª Parte)

En este interesante debate, quienes se llenan la boca pidiendo un sistema más proporcional (según su interesada visión de la proporcionalidad) debieran aclarar algunas cuestiones. Ya que lo que hace UPyD, por ejemplo, al mezclar conceptos, teorías y resultados electorales es un perfecto ejemplo de de cómo utilizar la demagogia para falsear la realidad, mediante la hipocresía y el fariseísmo político.

Ha habido algunos debates en el Congreso en este tema en los que mi compañero y amigo Jose Antonio Bermúdez de Castro, gran experto en materia electoral y jurídica, ponía de manifiesto las contradicciones de algunas de estas formaciones.

La primera de todas ellas es que se aclare si lo que se quiere es una reforma del sistema electoral o de la Constitución. Porque nuestra Constitución es muy clara y habla de un sistema proporcional y de la provincia como circunscripción.

Si no queremos tocar la Constitución sobra cualquier debate sobre el tema de la circunscripción, y habría que entrar en ver qué fórmula de proporcionalidad puede lograr mayor consenso. Eso sí, un consenso similar al que tuvo en su momento la actual normativa y no simplemente para contentar a una nueva formación política. (Sobre el tema de IU ya expuse en su momento cuales creo que son las causas). Pero si lo que se quiere es reformar la Constitución que se diga claramente, y entonces planteemos un debate global.

¿Queremos que la circunscripción deje de ser la provincia y sea la CC.AA? Esta idea defendida por los partidos nacionalistas quizá aumente la proporcionalidad dentro de cada región pero ¿y entre ellas? También tendría el efecto de aumentar el sentimiento identitario de algunas CCAA, algo que persiguen desde hace tiempo los nacionalistas y por tanto no se entiende que, incoherentemente, esta idea haya sido propuesta por UPyD en alguna iniciativa (aunque mezclándolo con circunscripción nacional).

¿Y por qué no circunscripción nacional como en Elecciones Europeas? Pero una circunscripción nacional requeriría una barrera para acceder a la representación. En Canarias, con su complejo sistema electoral, tienen a su vez una barrera autonómica del 6% avalada por el TC. Es decir que si hacemos circunscripción nacional con una barrera del 6%, el Congreso sólo estaría PP y PSOE. ¿Es eso proporcionalidad pura?

Pero ya abierto el melón constitucional, ¿Por qué una mejor calidad democrática está ligada a la proporcionalidad y no a la estabilidad? ¿Es menos democrático un sistema mayoritario? Ese sistema posiblemente acabaría con la influencia de partidos nacionalistas en la política nacional, algo que no se cansa de denunciar UPyD y que pivota como uno de sus principales mensajes políticos ¿porqué no lo proponen? Quizá porque también acabaría con la suya propia pero… ¿se trata de lograr lo mejor para los intereses generales o para los intereses de UPyD?

Por cierto, principios de proporcionalidad que al mismo tiempo esconden o no defienden con tanta vehemencia si el resultado les perjudica. Como pasa con los tiempos de intervención y otras cuestiones del Reglamento del Congreso, donde la proporcionalidad ha dado paso a la igualdad, sin tener en cuenta ningún tipo de consideración representativa. Ahí podría UPyD comenzar a predicar con el ejemplo y solo presentar iniciativas en función de su representación. Ya puestos, ¿debería Rosa Díez en el Congreso hablar 1 vez por cada 169 del PSOE? ¿Tendría ERC que presentar sólo 3 iniciativas (1 por diputado) por cada 8 que haga el PP (1 por cada diputado catalán)? Eso sería proporcionalidad pura ¿no?

P.D. Una reflexión final. No soy de los que piensas que las leyes fundamentales de un país son intocables, pero sí creo que la transparencia y la consolidación de una democracia viene en parte dada por la estabilidad de sus leyes más importantes. Y sólo un consenso similar o superior al vigente podría cambiarlo. Hoy, mucha gente pide cambios sobre la base de que este sistema no lo han votado ellos. Es cierto, lo votaron nuestros padres en la época de mayores aciertos políticos de nuestra historia tras años de dictadura.

Los sistema electorales son una pieza fundamental en democracia, pero el sistema elegido no determina la calidad de la misma, porque esa elección suele estar condicionada por la realidad social y política del dicho país. Estabilidad, gobernabilidad, proporcionalidad… son disyuntivas que se plantean a la hora de elegir modelo y el éxito, desde luego, no lo garantiza el equilibrio. Hay ejemplos exitosos tanto de los extremos como del punto intermedio. En definitiva, plantear el debate es legítimo, pero no comparto que sea por mejorar la democracia, los motivos serán otros.

lunes, 13 de junio de 2011

Acerca de la proporcionalidad (1ª Parte)

Tras las Elecciones, siempre hay formaciones políticas que expresan su queja por la falta de proporcionalidad del sistema electoral, “una injusticia” dicen, ya que miles de sus votos obtenidos no se traducen en escaños.
Se habla de diversas fórmulas, del coste que tiene un escaño para determinadas formaciones, de posibles alternativas…Todo ello, en aras de aumentar la proporcionalidad y la “justicia electoral”.
El problema fundamental parece ser los miles de votos que no obtienen representación de estas formaciones. Pero el problema de las cuentas de la lechera que hacen algunos es que sólo pretenden beneficiarse ellos, de tal forma que no se busca una fórmula más justa para todos, sino una en la que aumente su propia representación.
Eso es lo que pretenden estas formaciones, tratando por ejemplo de contabilizar sólo los “votos perdidos propios” en aquellas circunscripciones donde no han obtenido representación.
Por ejemplo, en relación a unas Elecciones Generales, pensemos en la circunscripción en Salamanca en 2008
  • PP: 127.000 votos y 2 escaños
  • PSOE: 94.000 votos y 2 escaños
  • IU: 4.000 votos y 0 escaños
  • UPyD: 4.000 votos y 0 escaños
Según estas formaciones sólo UPyD e IU sumarían sus más de 4.000 votos a sus restos sin representación, ya que, PP y PSOE obtuvieron ya escaño. Pero la realidad es que tanto PP como PSOE tienen también restos de votos en Salamanca, votos que no les han valido para obtener –en este caso- un tercer escaño o, visto de otra manera, votos sin los cuales también mantendrían sus escaños. Son restos de votos tan válidos y tan legítimos como los de las formaciones que no han obtenido representación.
La verdadera justicia electoral no sería sólo sumar los votos allí donde no has tenido representación (caso UPyD e IU), sino también en saber cuántos votos le han sobrado a un partido para obtener su último escaño en función del resultado del resto de partidos.
UPyD siempre dice que su escaño de 2008 le ha costado 300.000 votos, frase que más allá de un bonito titular demagógico no aguanta un análisis serio y riguroso. Porque UPyD no se presentó en una circunscripción llamada España, se presentó en circunscripciones como Madrid. En Madrid, precisamente, con 130.000 votos obtuvo un escaño y el PP, con 17 veces más votos que UPyD sacó 17 escaños más ¿dónde está la injusticia?
La realidad es que con las teorías que estas formaciones proponen, UPyD podría haber obtenido su escaño con solo 100.000 votos. Es entonces cuando nos dicen que hay 200.000 personas que han votado a UPyD y su voto no se ha traducido en escaño.
Pues bien si UPyD quiere proporcionalidad y que sus restos valgan, yo también lo quiero para el resto de partidos. Y mis cuentas son a groso modo éstas:
o El PP, tendría un resto de 1.900.000 votos.
o El PSOE, tendría un resto de 2.000.000 votos.
o IU, tendría un resto de 770.000 votos.
o Y el resto de UPyD sería de 202.556 votos.
o 88.000 votos sería el resto de CiU
o 95.000 votos, son el resto de ERC
o 45.000 sería el resto del PNV
o Etc
Y si quieren, pues sumamos esos restos, pero todos, y vemos qué hacemos con ello… (continuará)

lunes, 30 de mayo de 2011

Tras 22M… ¿ahora qué?

Una de las diferencias fundamentales entre el PSOE y el PP es que mientras ellos nos critican por lo que somos, nosotros siempre hemos basado nuestra crítica en lo que hacen. Su concepto de la democracia y la alternancia política parece reducirse al hecho de que, o gobiernan ellos o algo falla, y si algo falla nunca es responsabilidad suya. Hemos pasado años aguantando que nos digan (ellos junto a sus altavoces) quienes son o no demócratas en base a su excluyente concepto de democracia, y cuando apenas ha pasado una semana de las Elecciones sólo hay dos cuestiones en las que centran sus esfuerzos.

Una es la sucesión de Zapatero que se ha resuelto con un “dedazo” como la copa de un pino. Un “dedazo”, concretamente el corazón, que le han hecho a su cacareado sistema de primarias. Me parece perfectamente legítimo y 100% democrático que sus barones previamente, y su Consejo Federal después, hayan propuesto a Rubalcaba (que todavía sigue siendo VicePresidente 1º y Ministro del Interior, algo que deberá acabar el 18 de junio por respeto a la transparencia). En el año 2003, la Junta Directiva Nacional del Partido Popular (casi 500 miembros del PP) aprobó designar candidato a Mariano Rajoy a las Elecciones de 2004, y en dos Congresos posteriores (con más de 2.000 compromisarios que representaban a los 800.000 afiliados) se le ratificó y designó nuestro Presidente. Restar legitimidad a ese proceso democrático en la vida de nuestro Partido y pretender ahora vendernos como “ejemplo” un proceso que ha contado con el apoyo de mucha menos gente y que se explica por la propia debilidad interna del PSOE es una farsa. Pero ha sido el PSOE y sus adláteres quienes pretendían dar lecciones así que, que sean ellos los que se cuezan en su propio caldo.

El segundo es seguir con la estrategia del miedo y el insulto hacia el PP. No aprenden, parece que el resultado del 22M no les ha hecho revisar sus propios errores. El PP ha logrado un respaldo histórico en estas Elecciones, y este cambio político en el que una gran mayoría de españoles tienen puesta su confianza pretende ya ser deslegitimado por una izquierda que pretende ocultar sus carencias, siendo cada día más extrema y radical (al menos eso le aconsejan desde fuera/dentro del PSOE). Leo que un humorista/intelectual dice que ha vuelto el facherío y que vuelve a tocar defender la libertad. Y su medio lo aplaude y el PSOE cree con ello ya tener un discurso para lo que queda de legislatura. Cuando los conceptos se usan de manera torticera comienzan a perder su significado real. Y decir que está en peligro la libertad porque la mayoría no piensa como un reducido grupo que ve que sus ideas trasnochadas y revisionistas cada vez tienen menos adeptos, es no entender el voto de una mayoría de ciudadanos y, desde luego, no tener ningún respeto por el valor y el significado de la palabra libertad.

Siguen en lo mismo. Atacar, insultar y menospreciar a su adversario político por pensar diferente a ellos. Nosotros seguiremos igualmente en lo mismo. Criticando a un Gobierno, no por socialista, sino porque la consecuencia de sus ideas y propuestas ha sido permanecer en una crisis de la que no vemos salida y que ha provocado 5 millones de parados. Y mientras, consolidaremos nuestro proyecto político y nuestras propuestas para el momento en el que los ciudadanos sean nuevamente llamados a las urnas, poniendo fin al Gobierno más dañino para el bienesatr de los ciudadanos de nuestra reciente historia.

jueves, 19 de mayo de 2011

Yo SÍ creo en nuestra democracia

Asisto interesado, concienciado, pero no menos perplejo a los movimientos y pronunciamientos de estos días que se resumen en los denominados #15m y #democraciarealya.

Con mis 35 años me puedo sentir identificado con algunas de las proclamas de su manifiesto (que puede consultarse en su web). Desde 1978 la sociedad ha cambiado y evolucionado, y cuando las democracias se estabilizan, los ciudadanos tienen derecho a ser más reivindicativos para mejorar la calidad de la misma, participar de una manera más activa en política y exigir a los políticos mayor cercanía e identificación con los problemas de la gente.

Pero eso es una cosa y otra poner en duda la calidad de nuestra democracia. Sólo el nombre del movimiento a mí me echa para atrás ¿Democracia Real? ¿Qué significa? Tenemos una verdadera democracia, una democracia totalmente consolidada que ha costado mucho construir tras décadas de dictadura, es más, sólo el hecho de poder exponer estas demandas públicamente da cuenta de la diferencia entre ésta época y aquellos años negros, y aunque sólo fuera por eso, merece la pena defenderla y ponerla en valor.

¿Qué las nuevas formas de comunicación y las redes sociales pueden ser un instrumento para mejorar e incrementar la comunicación entre gobernados y gobernantes? No seré yo (con Blog, twitter y facebook) quien lo ponga en duda. Pero eso es una cosa, y otra muy diferente es que miles de tweets o unas acampadas puedan tener la más legitimidad que el voto libre de millones de ciudadanos que en estos momentos asisten perplejos a estos movimientos.

Y luego hay otro factor que en las últimas horas está adquiriendo sospechosa relevancia. Nuestra democracia y nuestros políticos quizá sean diferentes (que no significa peor o mejor) que a comienzos de los 80, pero desde luego nuestra democracia no ha cambiado mucho en 8 años. Lo que quiero decir es que sorprende que sea en este preciso momento, al final de una campaña electoral, y tras 7 años de Gobierno socialista agotado y con todas las de perder la confianza mayoritaria, cuando se ponga en duda el valor, la vigencia y la fortaleza de nuestra democracia.

Mucha de la gente joven acampada en Sol o en otras ciudades españolas, seguramente estarán entre ese 43% de jóvenes que quieren trabajar y no pueden, o son gente que debería estar estudiando para los exámenes de junio pero quizá, con el futuro oscuro que hay, entienden que esta protesta es más importante que acabar su carrera. De ser así, el culpable no es la clase política ni el sistema, el culpable es un Gobierno que no ha sabido gestionar la mayor crisis que hemos padecido y que va a dejar un país arruinado y a unas generaciones hipotecadas y sin perspectivas de futuro.

Con ello no pretendo re-dirigir este movimiento contra el PSOE. Creo que la gente es suficientemente inteligente como para no dejarse engañar. Pero no por ello es menos denunciable el rastrero intento de algunas fuerzas políticas de tratar de reorientarlo a su favor. Que partidos minoritarios pretendan identificarse con ellos, para así lograr una movilización que no consiguen con su propio proyecto político ya sería criticable, pero que el PSOE no se dé por aludido por una muestra de insatisfacción total, que se produce ahora, tras 7 años de sus políticas, o pretenda instrumentalizarlo a favor propio con consignas en plan “estamos con vosotros” parece un intento desesperado de un partido descabezado y sin proyecto.

Queda un día y medio de campaña electoral. Sí, UN DÍA Y MEDIO. El sábado es jornada de reflexión y ni los partidos, ni las personas, ni organizaciones, ni ONG ni ningún tipo de movimiento, pueden llevar a cabo acciones orientadas a influir en la decisión de los 35 millones de españoles que tienen derecho a votar el domingo. Ese es el día. Y la mejor manera de demostrar que un voto es más que un simple voto es juntándolos todos y apostar por quienes mejor defiendan los intereses de los ciudadanos, y ofrezcan confianza e ilusión en el futuro.

viernes, 6 de mayo de 2011

CONTRA LA CONTAMINACIÓN ACÚSTICA EN CAMPAÑA: Un bozal para el doberman del PSOE, por favor.

Tras unas horas desde el inicio de la campaña electoral y, a la espera de próximas acciones de marketing, parece que el doberman del PSOE ha salido de los videos de internet y ha cobrado forma de Vicesecretario General del PSOE.

Pepe Blanco comenzó su particular ronda de ladridos acusando al PP de defender el machismo, la homofobia y el racismo, en un acto en el que, con independencia del calificativo que se le pueda dar a este hecho, compartió escenario con un Pulpo, mientras tenían a ZP guardado en el acuario. Es curioso como todos estos medios que acusan al PP de crispar e insultar no han dicho nada ante una nueva “vomitona” de quien creo que es de lo más nefasto, incapaz e insolvente que ha tenido la política española en años. Pero ya plasmé en un post anterior mi opinión sobre este sujeto por lo que no voy a dedicarle una línea más.

Y obviando a lo que no aporta nada mas que ruido, en este inicio de campaña me quedo con dos videos en los que perfectamente se puede ver qué partido está más centrado en los problemas reales de la gente.

El PSOE, aparte de esconder a Zapatero (algo inédito que un Presidente de un Gobierno y ¿líder? de su partido no esté en el arranque de una campaña municipal), piensa que a los españoles les preocupa más que funcione una farola o arreglar una acera que, cómo desde ayuntamientos y CCAA (que se puede) podemos crear empleo que es el problema fundamental.

Así lo creemos en el Partido Popular. Los ayuntamientos necesitan financiación e ingresos (como las CCAA) y ya demostramos que sin subir impuestos y generando confianza y estabilidad, la economía puede crecer, se crean puestos de trabajo y todos (administraciones incluidas) ganan. Por eso no hay mejor política social ni mejor manera de defender el trabajo que ayuntamientos y CCAA hacen que apostar por la creación de empleo como única prioridad.

Y con todo esto… ¡¡¡¡Os deseo una buena campaña!!!!

martes, 12 de abril de 2011

En defensa de los gastos electorales de los partidos en campaña (un artículo no partidista)

Ayer me desayunaba con uno de esos artículos facilones que tratan de enturbiar la imagen y la labor de los partidos políticos. El artículo hacía referencia a las subvenciones que recibirían PP y PSOE para las inminentes Elecciones Municipales y Autonómicas.

Creo que todo aquel que esté vinculado a un partido político, sea el que sea, estará de acuerdo en que cada euro invertido en campañas es una inversión en democracia. Pero de la lectura de dicho artículo, se podría pensar que los partidos usan ese dinero para dar “bonus” o “stock options” a sus empleados y dirigentes, cuando cada euro está fiscalizado por el Tribunal de Cuentas y, desde luego, nada se queda en el Partido.

Tras la última reforma de la LOREG, los partidos acordamos una importante reducción de los gatos electorales, así como la eliminación de la publicidad en precampaña. Fue una reforma importante, aunque se podía haber ido mucho más lejos. Pero no. Todos entendíamos que fomentar las campañas y los debates no sólo era una obligación constitucional, sino que disponer de toda la información política disponible era un derecho de los ciudadanos.

Quizá en este contexto de crisis se podía haber abogado por la eliminación de toda la publicidad institucional (salvo la que obliga la ley), o podíamos haber eliminado toda la publicidad de los partidos (cuñas de radio, faldones en prensa, banners en medios digitales…). Pero al final, como digo, los partidos creemos que cada euro invertido en campaña, es una inversión en democracia y, lo que es más importante, una salida económica para muchas pymes. Ese dinero, que algunos medios ponen en duda, va a carpinteros, electricistas, montadores que trabajan en los actos públicos, va a pequeñas y grandes imprentas para las que unas elecciones son una manera de salvar económicamente el año, va a profesionales de la publicidad que han visto como la crisis ha reducido su margen de negocio y, una parte muy importante va a esos propios medios que por un lado critican ese dinero y por otro llaman a los partidos pidiendo que insertemos más publicidad en el suyo que en otros. Curioso ¿no?

Decía el artículo de marras que La eficacia de los mensajes políticos difundidos a través de mítines, carteles y mailings, pese a su elevado coste para las arcas públicas, es más que dudosa. La inmensa mayoría de los expertos en consultoría política coincide en que los métodos tradicionales de propaganda electoral ya no sirven, y que las redes sociales -especialmente Twitter y Facebook- no sólo pueden tener más impacto sobre los electores, especialmente los jóvenes, sino que resultan mucho menos gravosas.

Estoy de acuerdo en que las campañas de hoy no se pueden entender sin los avances en las nuevas formas de comunicación, pero estos expertos parecen desconocer que en España la edad media censal es 50 años y que de los casi 35 millones de ciudadanos con derecho a voto, algo menos de la mitad acceden asiduamente a internet. También parecen desconocer que una carta, un mailing es la única ocasión en la que un partido puede ponerse en contacto directo con cada uno de los ciudadanos, SIN INTERMEDIARIOS, pero parece que eso no gusta.

En definitiva, creo que los partidos tenemos una gran parte de responsabilidad en la imagen que proyectamos, pero no es menos cierto que, para algunos medios es muy fácil criticar a los partidos políticos y tratar de deslegitimar su papel y sus acciones en un momento de crisis económico y desafección ciudadana, como si esa fuera la única manera de legitimarse ellos mismos tratando de representar la voz de la calle.

Este artículo no era el primero ni será el último que siga esta línea. Pero yo no pienso callarme y defenderé siempre el papel que los partidos (PP,PSOE o el que sea) juegan en nuestra democracia y su contribución a la salud de la misma.

lunes, 28 de marzo de 2011

22-M: Campañas imaginativas y más cercanía con el ciudadano

Mañana comienza la cuenta atrás para las Elecciones Municipales y Autonómicas y andan los partidos (el mío incluido) algo “revueltos” tratando de adaptarse a la reforma de la Ley Electoral, recientemente interpretada por la Junta Electoral.

Se trata de una reforma de calado que, en lo que afecta a las campañas, tiene dos componentes fundamentales: reducción de los gastos y limitación de las campañas publicitarias a los 15 días oficiales de campaña. El primero de los puntos no tiene más miga que donde podíamos gastar 100 ahora sólo podemos gastar 80 y que cada uno – de acuerdo con la ley- lo administre como quiera. Lo jugoso es lo segundo. Si uno se da una vuelta por su ciudad, abre un periódico o escucha una radio, verá vallas de partidos, cuñas de radio o anuncios publicitarios, tanto de partidos como de instituciones. Bien, eso acaba hoy.

Con la reforma ha quedado prohibida cualquier inversión en publicidad desde la convocatoria hasta el comienzo oficial de la campaña y eso supone que un partido en la oposición deberá buscar nuevas formas de comunicación de su mensaje hasta dicha fecha. Pero lo que la reforma también prohíbe son las inauguraciones o “primeras piedras” por parte de los Gobiernos, lo que no impide que una obra se ponga en funcionamiento o se visiten proyectos en marcha. Lo que tampoco podrá hacer el Gobierno de turno, es rellenar hojas de periódico con publicidad al respecto de logros y obras finalizadas. Así, de algún modo se igualan fuerzas en municipios y comunidades autónomas, limitando los gastos y la campaña a partidos en gobierno y en oposición.

¿Y qué hacemos hasta la noche del 5 de mayo? La respuesta es muy sencilla: Política y Comunicación directa.

Pero política pegada a la calle, política cercana a los ciudadanos que es lo que demandan en un momento de crisis: cercanía, confianza y soluciones. Para ello, a diferencia de hace 20 años, tenemos a nuestra disposición nuevas formas de comunicación que nos permiten combinar las acciones tradicionales (mercadillos, mesas informativas, puerta a puerta…), con acciones directas candidato-ciudadano a través de Internet, Redes Sociales etc.

Es una buena oportunidad para acerca aún más la política a los ciudadanos de una manera más “pura”. Que nuestras acciones y propuestas sean noticiables y recogidas por los medios de comunicación requerirá un esfuerzo mayor de imaginación. También los medios en este sentido tienen una responsabilidad: contribuir a aumentar el nivel del debate haciéndose eco de las propuestas o buscar lo anecdótico y el chascarrillo para luego criticar el bajo nivel de la campaña.

Así que cada palo aguante su vela, pero creo que podemos hacer campañas mejores si todos ponemos de nuestra parte; sin duda será bueno para nuestra democracia, para la imagen de los partidos y para el papel que ciudadanos y medios de comunicación juegan en este tablero. Desde luego nosotros trabajaremos para ello. ¡Comenzamos!

lunes, 14 de marzo de 2011

Somosaguas: bastión radical de la vida Complutense.

Los hechos ocurridos la pasada semana en el Campus de Somosaguas, donde un “grupito de progres” decidió irrumpir en una capilla para protestar contra la Iglesia me han traído algunos recuerdos. Y ninguno bueno.

Yo estudié en ese campus. Pasé discretamente algunos años estudiando “Gestión y Administración Pública” en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología. Estudié, conocí gente y lo pasé muy bien… pero que muy bien, pero también pude ser testigo y vivir en primera persona como, grupos radicales como éste, hacían y deshacían en el Campus mientras el Rectorado y el Decanato miraban para otro lado. Siempre he huido de la politización en la educación, pero entendía que si la política tenía que convivir con los estudiantes, el mejor lugar para ello era la Facultad de Políticas, y así fue. El debate era constante, las iniciativas se sucedían unas a otras, en definitiva, era sin duda una Facultad viva pero, por desgracia, era una Facultad ( y a tenor de lo visto sigue siéndolo) secuestrada por una “gentuza” que pide libertad para hacer lo que le viene en gana sin respetar el derecho de los demás estudiantes.

Son muchos los recuerdos como digo. Recuerdo la Sala en la Planta -1 denominada “Aula para trabajos en Grupo” y que casi siempre estaba cerrada o cedida a asociaciones de estos “progres estudiantes” (algunos ni lo eran) para sus perfomance; eran representaciones teatrales como unos disfrazados de Okupas y otros de antidisturbios tratando de desalojar la sala. Imaginar cómo quedaba dicha aula. Recuerdo el salón de Actos, casi en frente de la Cafetería, lugar de macrobotellones o con un suelo más asqueroso que el de una discoteca tras una noche larga. Recuerdo no haber podido entrar algún día a la Facultad, porque sus fiestas y/o protestas incluían bloquear el paso y restringir el derecho del resto a ir a la Facultad. Y recuerdo a la Infanta Cristina –ella sí, antigua estudiante aquí-, acudiendo a una acto del 50 Aniversario y siendo insultada por éstos demócratas.

Yo defiendo el derecho de estudiantes y estudiantas (según doctrina Aído) a expresar su posición contraria a la Iglesia Católica. También me gustaría ver a estas estudiantes tan valientes que dicen defender los derechos de la mujer, con una perfomance similar en templos o centros que promueven el velo a los mujeres o que las denigran hasta límites insospechados. No. No se atreverían.

Pero como decía al comienzo, esta actitud no sería el “pan nuestro de cada día” sin el silencio cómplice, cuando no apoyo y subvenciones de quienes dirigen la Universidad o la Facultad, o de quienes tienen todavía una tarea más importante. Me refiero a algunos profesores, incitadores en muchos casos y cuando no “aplaudidores” de éstas acciones. Los recuerdo entonces, y lo compruebo hoy mismo al leer artículos como el de este profesor de la propia facultad, en un diario de moda en la izquierda radical. En una Facultad como la de CC. Políticas, quienes debieran enseñar valores como la tolerancia, el respeto a las ideas y el fomento de la democracia, justifican y amparan actitudes y comportamientos que, precisamente, pretenden socavar esos mismos principios. Lamentable.

martes, 1 de marzo de 2011

Hoy no he encontrado título para este post…

…pero sabía desde el principio de qué quería hablar. Porque son de estos días que le da a uno por reflexionar, no sé porqué hoy, y ve con cierta claridad algunas cuestiones relacionadas con el presente y futuro de nuestro país.

Llevaba varios días buscando tema para escribir: el cáncer, la crisis económica, el Gobierno, el futuro, los jóvenes, las Elecciones, del modelo energético, de los límites de velocidad, las pensiones… y hoy otra vez el cáncer. Y al final, si lo pensamos fríamente, todo está de una manera relacionado. Desvarío… no se… quizá. Pero trataré de ordenar las ideas.

Hoy no toca crítica fácil al Gobierno, porque creo que esta idea lo trasciende y lo supera. Creo que hablo de un problema más intrínseco, un problema de modelo de país. En fin, allá voy (me temo que será de los largos…).

Hace una semana leía un reportaje del dominical de El Mundo sobre la fuga de cerebros. Básicamente se centraba en casi 200 personas (pocas quizá si pensamos en los casi 5 millones de parados), pero hablamos de las 200 mentes más privilegiadas de nuestra ciencia. Se trata de los jóvenes que pertenecen al Programa Ramón y Cajal, una iniciativa pionera en nuestro país, que fue capaz de atraer a España a jóvenes que estudiaban fuera, para que aquí llevaran a cabo sus proyectos científicos. En 2009, un 23% de quienes requerían una plaza fija se fueron a la calle, en 2010 fue el 46% y para 2011 se espera que el 63% corran la misma suerte. Y la suerte no es otra que, al no tener empleo ni respaldo, opten por buscarse la vida fuera de España.

Al leerlo recordaba las intenciones de Alemania de ofrecer contratos a nuestros jóvenes de más alta cualificación (ingenieros, arquitectos, economistas…). Y a pesar de la consecuencia dramática que esconde esta iniciativa, hubo quien apenas le dio importancia con una especie de “Ya volverán cuando aquí estemos mejor”.

El problema es ese. Que posiblemente no vuelvan. No volverán los investigadores que se van el MIT o a Harvard, ni nuestros ingenieros que firmen un contrato con Volkswagen. Y eso es un verdadero hándicap para la recuperación económica de España. Porque si una asignatura pendiente son las reformas que necesitan nuestras instituciones para salir más reforzadas de este “mini crak”, no lo es menos que debemos salir más preparados y con todos los recursos a punto.

Se ha dicho, y no sin razón, que de la economía del ladrillo ya no se podrá vivir, que debemos pasar a una economía basada en el conocimiento, en la investigación y en la innovación. Por fortuna, eso no es un bien del subsuelo como el petróleo, que se tiene o no se tiene. No. Es un bien que se crea, que se cuida y que se mantiene. Es un bien que se fomenta. Pero, si debemos cambiar el modelo económico ¿Por qué permitimos que nuestras mentes más valiosas emigren? ¿Por qué no invertimos en ello? La crisis no puede ser la excusa, cuando hablamos de preparar a quienes deben liderar y protagonizar la vida de nuestro país las próximas décadas. En conocimiento se puede competir, pero sólo competiremos si apostamos por ello.

Y apostar por el conocimiento no consiste sólo en apoyar a unas cuantas mentes privilegiadas. Ese es el máximo exponente de lo que debe ser una política educativa que garantice a nuestros jóvenes más oportunidades en el futuro, una formación que les haga ser tan competitivos como cualquier europeo y un mercado de trabajo atractivo y flexible. Esa será la mejor garantía para que nuestro sistema de bienestar y de protección social, siga siendo tan envidiable y viable como hasta ahora. La juventud española que ahora tiene que acceder al mercado de trabajo es la actual garantía de las pensiones de nuestros mayores, pero sólo un cambio profundo en la manera de preparar a las nuevas generaciones hará posible que los jóvenes de hoy también tengan garantiza su pensión mañana. Un tema que también les preocupa.

España es un gran país y tenemos potencial de sobra para poder llevar a cabo, no sólo una serie de reformas, sino una reformulación de los principios básicos sobre los que debe asentarse nuestro modelo educativo y productivo.

Para eso no sólo es necesario un Gobierno sólido, con proyecto y con las ideas claras. Ese es sólo un paso. Cambiar la mentalidad de la sociedad, de las empresas, de los formadores, de los dirigentes políticos en cada una de sus responsabilidades, es la tarea más ardua. Y no se trata de hacer ingeniería social, sino de que todos se sientan partícipes del gran reto colectivo que tenemos por delante. Cuanto más tarde nos pongamos a ello, más tarde y en peor condiciones saldremos de esta crisis, y las consecuencias no los pagaremos nosotros. No. Las pagaran y las sufrirán quienes vienen detrás.

P.D. (1) Entre los proyectos de los ingenieros que han echado una instancia para irse a Alemania o los científicos que están mirando a EE.UU hay algunos vinculados a la energía, a mejorar procesos productivos y hacerlos más sostenibles desde el punto de vista medioambiental. ¿No tiene más sentido cuidar ese “Know How” (palabro) que sacarse de la manga más prohibiciones cómo la limitación de velocidad? ¿Si queremos mejorar nuestros sistema productivo y energético, no debemos apoyar a quienes deben de darnos la base científica y técnica para ello? ¿O lo dejamos a la tarea de un VicePresidente de turno que improvisa antes de una rueda de prensa?

P.D. (2). Pero lo que me angustia sobremanera en estos días (y gracias a Dios no estoy afectado de una manera especialmente directa) es que entre estos proyectos científicos había algunos vinculados a la lucha contra el cáncer. Vale que el conocimiento científico es universal, y que cualquier logro internacional redunda en el beneficio de todo el planeta, pero tenemos la obligación moral de poner todo cuanto esté en nuestras manos para acabar esta enfermedad. Se ha avanzado mucho, pero la cura no ha llegado. Y que, como país, perdamos la oportunidad de poner todo cuanto esté en nuestra mano, para lograr un bien que nos supera como nación y cómo civilización, es un error de grandes proporciones.

P.D. (3) Sí. Al final ha sido de los largos. Si has llegado hasta aquí. Gracias por compartir esta reflexión.

lunes, 14 de febrero de 2011

Incompatibilidad Democrática (El pensamiento Pepiño)

Hay un recurso político muy frecuente que es el buscar frases redondas, esas frases cortas que te permiten dar un titular en prensa u ofrecer un corte para radio o TV. No es fácil, debo reconocer que hay que ser hábil para condensar y resumir una idea en una frase de apenas unas palabras. Uno de los aficionados a ello es Pepe Blanco. Pero el problema de la frase corta es que a veces la simplificación del mensaje acaba simplificando al propio personaje y además, por tratar de cerrar dicha frase de manera rotunda acaba por aparecer una pensamiento, una idea que va más alla de lo que inicialmente se quería expresar.

La última del inefable Pepiño ha sido decir que Mariano Rajoy (y Arenas) es incompatible con la democracia. Es decir que lo único compatible con la democracia es él, es el PSOE. Es todo un ejemplo de talante democrático. No es la primera vez que el PSOE (en este caso en boca de quien en su vida ha ganado unas elecciones en las que fuera él en la lista) trata de deslegitimar democráticamente al PP. Ya, Zapatero al comienzo de su andadura dijo que los 8 años del PP eran un paréntesis. Es su manera de pensar y de actuar. Lo único válido, lo único democrático es el PSOE en el poder. El único que logra avances o el único que se preocupa por los débiles (aunque les meta el mayor rejonazo social de la Historia) es el PSOE. No reconocer al adversario, cuando no tratar de aniquilarlo usando para ello todo el aparato del Estado, es una manera muy peculiar de entender el juego democrático de la política. Así parece que lo entiende Pepiño y supongo que los mandamases socialistas.

Junto a la primera prioridad, que es ganar las Elecciones para de manera decidida sacar a España de la crisis, la victoria del PP (si así quieren los ciudadanos) tendría un segundo efecto no menos positivo: La depuración en el PSOE de una tipología de dirigentes que sólo entienden la democracia si la dirigen ellos y que sólo respetan al adversario cuando calla o aplaude sus desmanes.

Rechazo profundamente esa forma de entender la política y que tanto gusta a personajes como Pepe Blanco. Esa idea y quien la defienda sí que es auténticamente incompatible con la democracia.

martes, 8 de febrero de 2011

El centenario de Reagan

El pasado domingo 6 de febrero se conmemoró el centenario del nacimiento de Ronald Reagan, un personaje clave en la historia americana y con una influencia indiscutible en la configuración del mundo occidental que hoy conocemos. Entonces y ahora, sigue teniendo muchos detractores, o quienes simplemente tratan de minimizar su peso y su acción política. Pero con el tiempo “éstos otorgadores de carnets de demócratas” van perdiendo argumentos ante una realidad que les supera y que comienza a ser reconocida por eso que erróneamente llaman desde aquí, “la izquierda norteamericana”.

El lunes pasado Rafael Navarro Valls (gran conocedor de las interioridades e historia norteamericana), escribía un artículo muy recomendable en El Mundo (no he logrado encontrarlo en la web), en el que se exponía cómo dirigentes demócratas en EEUU no sólo valoraban la figura de Reagan sino que lo consideraban un referente.

Obama dijo en campaña electoral que su espejo era Ronald Reagan y no Bill Clinton, por su condición de “figura transformadora” de la política de EEUU. “Independientemente de los desacuerdos políticos que uno pueda tener con el presidente Reagan, y yo tuve unos cuantos, no se puede negar su liderazgo en el mundo, o su talento en comunicar una visión para América”.

Clinton, en el 89 cumpleaños de Reagan le dijo: “Su figura ha servido de fuente de inspiración para los americanos, yo incluido”

Pero supongo que estos elogios por quienes debieran ser sus adversarios políticos, no es suficiente en Europa (y menos en España) para reconocer el papel no de “un actor de Hollywood”, sino de uno de los actores que cambio las relaciones internacionales, puso fin a la Guerra Fría y contribuyo a derribar el Muro de Berlín, el muro entre la libertad y el socialismo.

En mi viaje a EE.UU, tuve la oportunidad de comprobar el respeto y admiración que se le tiene a su figura, no sólo entre los miembros del Partido Republicano, sino entre reconocidos demócratas (políticos y mediáticos). Y entonces como ahora, veía claro el motivo principal de este intento de desprecio de la izquierda española con el PSOE a la cabeza.

Si uno observa a Zapatero, su incapacidad, su falta de valentía política y de determinación, su incoherencia y falta de liderazgo, comprueba que es un modelo político en las antípodas de un Reagan que no sólo tenía un excelente dominio de los medios de comunicación, sino que supo combinar la firmeza ideológica de sus principios con la flexibilidad política y capacidad de acuerdo que se le exige a un gobernante, demostró una enorme fuerza moral en los momentos difíciles (personales y políticos) y cambió (como dice Navarro-Valls), el panorama político de Estados Unidos, incluida la forma en que los norteamericanos se veían a sí mismos.

Dos estilos, dos personalidades, dos maneras de ejercer el liderazgo completamente distinta. Se le atribuye a Reagan una frase que resumía su idea de Gobierno y su determinación para lograr las metas que se establecía: “Rodéate de la mejor gente que puedas encontrar, delega autoridad… y no interfieras”. Hace poco escuché a Mariano Rajoy una idea similar acerca de con quién contaría en el caso de lograr la confianza mayoritaria de los ciudadanos. Lo que está meridianamente claro, es que Zapatero habrá utilizado numerosos criterios a la hora de configurar sus Gobiernos, pero la meritocracia, la capacidad o la valía profesional y personal, nunca han estado entre esos criterios. Y así va el Gobierno y así nos va a todos.

P.D. Según he leído, es habitual que se conmemore el centenario de los presidentes estadounidenses, pero los organizadores en esta ocasión no han usado fondos públicos para ninguno de los eventos, ya que según ellos, iría contra la filosofía de Reagan de defensa de un Estado mínimo, y de los valores de autosuficiencia individual y austeridad gubernamental. Curioso.

martes, 1 de febrero de 2011

Vale, hablemos del Estado de las Autonomías

En los últimos días se ha intensificado un interesante debate acerca del futuro y viabilidad del actual sistema autonómico. Me alegra que se haya abierto este debate y que haya sido nuestro partido porque, aunque pueda parecer una cuestión densa y alejada de los problemas cotidianos, cada día aumenta el número de ciudadanos que lo perciben como un tema importante. Seguramente en esta ocasión me extienda más de lo blogueramente recomendable. Vayan por delante las disculpas.

Pero más que exponer aquí una reflexión acerca del modelo constitucional, quisiera poner el foco en las falsedades que rápidamente el PSOE y sus altavoces han comenzado a difundir acerca de este tema.

Y la mayor de ellas es que el PP quiere acabar con el Estado Autonómico.

No me cabe la más mínima duda de que hay mucha gente entre la izquierda a la que “le pone” Aznar y que, de hecho, si Aznar no existiera, entre esas filas muchos acabaría engrosando las listas del INEM porque no tienen más oficio y beneficio que esperar a ver que dice su particular “bestia negra”.

Pero lo que ha dicho Aznar, como lo que recientemente ha afirmado Mariano Rajoy es la misma idea, el mismo propósito.

  • · Tal y como está en la Constitución, debe mantenerse y la valoración global que el PP hace es positiva.
  • · Es necesaria una reducción del enorme aparato administrativo y evitar las duplicidades en competencias y gastos.
  • · Es necesario garantizar la unidad de mercado, la igualdad de los ciudadanos en el acceso a una sanidad pública con los mismos servicios y derechos con independencia de donde vivan, y una legislación básica razonable que garantice un mínimo de enseñanzas comunes en toda España.

Son a grandes rasgos los principios que de las declaraciones de cualquier dirigente del PP se pueden extraer, mientras que lo demás es torcer y tergiversar palabras y discursos, que es lo que parece mover a algunos supuestos defensores del modelo autonómico.

Yo espero que el debate siga y llegue a buen puerto. Y para aquellos que pretenden orillar el problema abrazándose a la defensa de las autonomías (un abrazo que como el del oso acabaría ahogándolas) dos reflexiones finales:

Primero que miren a esos países que dicen envidiar por su modelo federal. Que miren a Alemania que en el 2006 llevó a cabo una reforma que supuso una revisión del modelo en las dos direcciones: por un lado devolución al Estado de ciertas competencias para garantizar un mínimo común en todos los territorios y por otro competencia exclusiva de los Lander en otro paquete competencial. Se hizo con racionalidad, se hizo porque socialistas y populares alemanes veían que debían revisar su sistema para ser más fuertes. Lo hicieron en 2006, cuando la crisis era una utopía. Hoy, Alemania crece al 3% y viene a España a captar a una juventud que con un 42% de paro se plantea un futuro fuera de España, lo que sin duda perjudicará nuestra propia salida de la crisis.

Y que miren a EE.UU donde, a pesar de tener un sistema económico más flexible (aunque desafortunadamente sin las garantías sociales de nuestro sistema de Bienestar al que no podemos renunciar), de dos años hacía acá, se viene planteando un debate sobre la necesidad de homogeneizar ciertos aspectos competenciales para mejorar la cohesión del país y evitar que Estados como California, comiencen a pensar en la viabilidad del Estado al margen del resto del país.

Y segunda.

Desde el PP, también podríamos decir que “es obvio que, en el camino de las reformas que hay que acometer para mejorar el funcionamiento y el modelo económico, es imprescindible simplificar y homogeneizar los procedimientos administrativos y suprimir barreras técnicas en el funcionamiento del mercado”

O que vamos a promover, los acuerdos necesarios para reducir al máximo las disparidades regulatorias entre Comunidades que no resulten especialmente justificadas y que incidan negativamente sobre el desarrollo de la actividad económica”.

Incluso podríamos concluir en que “el reto de la mejora constante en la prestación de los servicios, incluso en momentos de reducción de recursos económicos, debe asumirse desde el ahorro en la gestión de los mismos y desde fórmulas de cooperación y concertación que permitan reducir sus costes y aumentar su eficacia”

Si hubiéramos dicho algo así, el PSOE, como hace Pepiño, lo hubiera interpretado como recortes en perjuicio de los derechos sociales. Pero NO. Estos párrafos pertenecen a su propio Manifiesto aprobado en la Convención Autonómica de Zaragoza, y como lo dicen ellos, sus terminales lo aplauden.

Lo que están diciendo al final, lo que están reconociendo al final, es lo mismo que afirma el Partido Popular: Que ante una crisis sin precedentes tras la que muchas cosas ya no serán igual, es necesario revisar nuestro sistema institucional, nuestro sistema autonómico, para hacerlo más sólido y productivo, para que contribuya al bienestar general y España pueda salir reforzada de esta crisis. Eso no es querer acabar con el sistema autonómico, sino asegurar su permanencia y cumplir los objetivos que marcaba nuestra Constitución.

El PSOE tiene dos opciones: Reconocer que todos queremos lo mejor para nuestro país, y eso incluye unas Comunidades Autónomas fuertes, pero también un Estado fuerte o seguir negando la necesidad de estas reformas (cómo hicieron con la crisis y así nos ha ido) y continuar… mintiendo.