lunes, 28 de marzo de 2011

22-M: Campañas imaginativas y más cercanía con el ciudadano

Mañana comienza la cuenta atrás para las Elecciones Municipales y Autonómicas y andan los partidos (el mío incluido) algo “revueltos” tratando de adaptarse a la reforma de la Ley Electoral, recientemente interpretada por la Junta Electoral.

Se trata de una reforma de calado que, en lo que afecta a las campañas, tiene dos componentes fundamentales: reducción de los gastos y limitación de las campañas publicitarias a los 15 días oficiales de campaña. El primero de los puntos no tiene más miga que donde podíamos gastar 100 ahora sólo podemos gastar 80 y que cada uno – de acuerdo con la ley- lo administre como quiera. Lo jugoso es lo segundo. Si uno se da una vuelta por su ciudad, abre un periódico o escucha una radio, verá vallas de partidos, cuñas de radio o anuncios publicitarios, tanto de partidos como de instituciones. Bien, eso acaba hoy.

Con la reforma ha quedado prohibida cualquier inversión en publicidad desde la convocatoria hasta el comienzo oficial de la campaña y eso supone que un partido en la oposición deberá buscar nuevas formas de comunicación de su mensaje hasta dicha fecha. Pero lo que la reforma también prohíbe son las inauguraciones o “primeras piedras” por parte de los Gobiernos, lo que no impide que una obra se ponga en funcionamiento o se visiten proyectos en marcha. Lo que tampoco podrá hacer el Gobierno de turno, es rellenar hojas de periódico con publicidad al respecto de logros y obras finalizadas. Así, de algún modo se igualan fuerzas en municipios y comunidades autónomas, limitando los gastos y la campaña a partidos en gobierno y en oposición.

¿Y qué hacemos hasta la noche del 5 de mayo? La respuesta es muy sencilla: Política y Comunicación directa.

Pero política pegada a la calle, política cercana a los ciudadanos que es lo que demandan en un momento de crisis: cercanía, confianza y soluciones. Para ello, a diferencia de hace 20 años, tenemos a nuestra disposición nuevas formas de comunicación que nos permiten combinar las acciones tradicionales (mercadillos, mesas informativas, puerta a puerta…), con acciones directas candidato-ciudadano a través de Internet, Redes Sociales etc.

Es una buena oportunidad para acerca aún más la política a los ciudadanos de una manera más “pura”. Que nuestras acciones y propuestas sean noticiables y recogidas por los medios de comunicación requerirá un esfuerzo mayor de imaginación. También los medios en este sentido tienen una responsabilidad: contribuir a aumentar el nivel del debate haciéndose eco de las propuestas o buscar lo anecdótico y el chascarrillo para luego criticar el bajo nivel de la campaña.

Así que cada palo aguante su vela, pero creo que podemos hacer campañas mejores si todos ponemos de nuestra parte; sin duda será bueno para nuestra democracia, para la imagen de los partidos y para el papel que ciudadanos y medios de comunicación juegan en este tablero. Desde luego nosotros trabajaremos para ello. ¡Comenzamos!

1 comentario:

Jesús María Uriz dijo...

La comunicación es un tema interesante de debate. De nada sirve tener ideas maravillosas, propuesas interesantes, un gran programa, si no eres capaz de darlo a conocer y no tienes los medios adecuados para ponerlas en práctica. A lo largo de estos años, en mis artículos, he dado numerosas ideas sobre un nuevo modelo de sociedad y el camino para alcanzarlo. Todo se ha quedo en un planteamiento teórico, porque no he encontrado la forma de que mis ideas llegaran a las personas adecuadas. Los políticos deben mostrarse receptivos a nuevas ideas. En cada momento, los políticos también, debemos dar el mensaje más adecuado a nuestros intereses que son los de los ciudadanos a los que servimos. No son necesarios muchos minutos en un noticiario de TV, sino que llegue de una forma clara y concisa aquello que queremos dar a conocer. La comunicación es un camino de dos direcciones. no debemos olvidarlo. Este es mi mensaje.