lunes, 14 de marzo de 2011

Somosaguas: bastión radical de la vida Complutense.

Los hechos ocurridos la pasada semana en el Campus de Somosaguas, donde un “grupito de progres” decidió irrumpir en una capilla para protestar contra la Iglesia me han traído algunos recuerdos. Y ninguno bueno.

Yo estudié en ese campus. Pasé discretamente algunos años estudiando “Gestión y Administración Pública” en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología. Estudié, conocí gente y lo pasé muy bien… pero que muy bien, pero también pude ser testigo y vivir en primera persona como, grupos radicales como éste, hacían y deshacían en el Campus mientras el Rectorado y el Decanato miraban para otro lado. Siempre he huido de la politización en la educación, pero entendía que si la política tenía que convivir con los estudiantes, el mejor lugar para ello era la Facultad de Políticas, y así fue. El debate era constante, las iniciativas se sucedían unas a otras, en definitiva, era sin duda una Facultad viva pero, por desgracia, era una Facultad ( y a tenor de lo visto sigue siéndolo) secuestrada por una “gentuza” que pide libertad para hacer lo que le viene en gana sin respetar el derecho de los demás estudiantes.

Son muchos los recuerdos como digo. Recuerdo la Sala en la Planta -1 denominada “Aula para trabajos en Grupo” y que casi siempre estaba cerrada o cedida a asociaciones de estos “progres estudiantes” (algunos ni lo eran) para sus perfomance; eran representaciones teatrales como unos disfrazados de Okupas y otros de antidisturbios tratando de desalojar la sala. Imaginar cómo quedaba dicha aula. Recuerdo el salón de Actos, casi en frente de la Cafetería, lugar de macrobotellones o con un suelo más asqueroso que el de una discoteca tras una noche larga. Recuerdo no haber podido entrar algún día a la Facultad, porque sus fiestas y/o protestas incluían bloquear el paso y restringir el derecho del resto a ir a la Facultad. Y recuerdo a la Infanta Cristina –ella sí, antigua estudiante aquí-, acudiendo a una acto del 50 Aniversario y siendo insultada por éstos demócratas.

Yo defiendo el derecho de estudiantes y estudiantas (según doctrina Aído) a expresar su posición contraria a la Iglesia Católica. También me gustaría ver a estas estudiantes tan valientes que dicen defender los derechos de la mujer, con una perfomance similar en templos o centros que promueven el velo a los mujeres o que las denigran hasta límites insospechados. No. No se atreverían.

Pero como decía al comienzo, esta actitud no sería el “pan nuestro de cada día” sin el silencio cómplice, cuando no apoyo y subvenciones de quienes dirigen la Universidad o la Facultad, o de quienes tienen todavía una tarea más importante. Me refiero a algunos profesores, incitadores en muchos casos y cuando no “aplaudidores” de éstas acciones. Los recuerdo entonces, y lo compruebo hoy mismo al leer artículos como el de este profesor de la propia facultad, en un diario de moda en la izquierda radical. En una Facultad como la de CC. Políticas, quienes debieran enseñar valores como la tolerancia, el respeto a las ideas y el fomento de la democracia, justifican y amparan actitudes y comportamientos que, precisamente, pretenden socavar esos mismos principios. Lamentable.

4 comentarios:

Macarena Puentes Selas dijo...

Hola Alfonso, soy estudiante de Ciencias Políticas en esa misma Facultad y afiliada al PP en el Dto. de Salamanca. Conozco perfectamente lo que dices, la famosa moqueta ya no existe ahora es un maravilloso salón de actos que sólo sirve para conferencias suyas o para reventar las "no suyas". Las amenazas son diarias y los insultos igual. Ahora que con la capilla empieza a salir todo a la luz esperemos que se tomen medidas, hasta ahora sólo los Jóvenes de la Fundación DENAES han ayudado junto con Intereconomía a que esto saliese.
Un saludo.
Macarena.

ALFONSO SERRANO dijo...

Macarena eres una valiente ajajja. Muchas gracias por visitar mi Blog. Y sí, se de lo que me estas hablando porque como ya he dicho lo sufrí. Pues no callar, habrá que acabar con tanta impunidad.

Anónimo dijo...

Pero bueno, ¿un sociólogo usando el término "progre" en el 2011? El término "progre" está muy connotado y hace referencia a una realidad histórica que pertenece al pasado. Es como "yeyé", la sociedad es otra y requiere análisis actualizados. Quizás sea ese desajuste instrumental el que le lleva a precipitar el juicio y basarlo en las motivaciones ocultas que cree poder interpretar en los participantes en este acontecimiento. Como debería saber, el escrutinio de las motivaciones, incluso las propias, es imposible. La sociología contemporánea considera mala praxis basar un análisis en especulaciones no probadas.

Espero que tenga tiempo para actualizar sus conocimientos y así ganar competencia en una ciencia tan hermosa y que tan necesaria es ante un mundo en el que los cambios acontecen con gran rapidez, poniendo en crisis muchas de las certidumbres que nos anclan a pasados remotos.

Un saludo.

José Guillermo Revello

merovingio_1987 dijo...

LLegando por casualidad a este post, y relacionandolo con el juicio político que ha vivido una de las que supuestamente participó en dicha acción pero da la casualidad que es la portavoz en el ayuntamiento de Madrid, es decir, hablamos de la concejal por Ahora Madrid Rita Maestre. Me hace pensar hasta que punto esta atrasada la sociedad española respecto a la europea, porque dudo mucho que en la Sorbona, en Oxford, en Cambridge, cedan un espació a un culto determinado para llevar a cabo sus actividades, ya que la religión la tienen convenientemente separada del estado.
Entiendo las protestas, cuando los cauces institucionales fallan, es la sociedad civil quien debe protestar para que la realidad cambie. Siendo esta una protesta pacífica, pero como hablamos de la iglesia la caverna mediatica intento convertir un acto de desobediencia civil, en un acto de terrorismo para demostrar quien manda, y quien tiene el poder en el estado español.