miércoles, 6 de octubre de 2010

Zapatero sigue asfixiando a Madrid (y Tomás Gómez seguirá encantado con ello)

Con la presentación de los Presupuestos Generales del Estado para 2011 (que no son desde luego los que España necesita para orientar nuestra economía hacia la salida de la crisis), Zapatero ha vuelto a dar otra vuelta a la soga que pende sobre la Comunidad de Madrid y que no tiene otro objetivo que castigar a los madrileños para, una y otra vez, apostar por las políticas de bienestar y progreso que representa en Madrid el Partido Popular.

Quienes se empeñan en negar la existencia de esta asfixia (medios de izquierdas) y quienes –por mucho que le hayan dicho No a Zapatero- defienden estos Presupuestos para Madrid, han tratado de maquillar la realidad. Y sólo tienen como excusa que Madrid ha salido bien parada porque, con respecto a 2010, el presupuesto para esta Comunidad, sólo se ha recortado un 24% cuando la media ronda el 30%. Lo que no dicen es que ese recorte menor es sobre una cantidad que, desde que gobierna Zapatero, ha ido menguando año a año.

Los datos están ahí y son difícilmente cuestionables. Desde que Gobierna el PSOE en España, la inversión pública en Madrid ha caído casi el 45%, a lo que habría que sumar que en estos años no ha habido ni un solo euro para obra nueva en Madrid, es decir, todo el dinero invertido en Madrid, han sido en ejecución de compromisos anteriores.

Mientras, otras CC.AA han visto como crecía la inversión, en base a criterios políticos y electoralistas. No digo que Cataluña o Andalucía no necesiten todo ese dinero que reclaman y que Zapatero les da. Pero en esta España de las Autonomías, en la que la solidaridad y la equidad deben ser principios orientadores de una política nacional, lo que vale para uno, debe valer para todos. Y si Cataluña recibe el 15% de las inversiones en función de su PIB, y Andalucía un 18% en base a otro criterio ¿Cuál es la razón para que Madrid con un PIB superior al catalán y con necesidades tan importantes como Andalucía, sólo reciba el 10% del total de las inversiones?

Hay motivos para quejarse. Y hay motivos para denunciar el sectarismo del Gobierno socialista. Lo que no tiene explicación es que quien pretende ser alternativa a Esperanza Aguirre aplauda esta injusticia y se dedique –nuevamente- a insultar y menospreciar al Gobierno de la Comunidad de Madrid y a su Presidenta.

Nuestro Portavoz en la Asamblea, David Pérez, rescató en su blog el titular de una reciente entrevista de Tomás Gómez muy clarificador. “Me gustaría para Madrid lo que Zapatero ha hecho en España”. Parece que no ha aprendido. En Madrid, lo que la gran mayoría rechaza, son las políticas de Zapatero, ya no sólo por la asfixia económica a la que nos tiene habituados, sino porque esas políticas son las que tras 6 años, han convertido a España en un problema para Europa y en una economía intervenida. Eso es lo que Tomás Gómez quiere para Madrid.




5 comentarios:

Anónimo dijo...

Publicado aqui
http://www.foropp.com/index.php?topic=45.0

Carlos Díaz-Pache dijo...

El sudoku inventado por el gobierno de Zapatero para el reparto de las inversiones del Estado es un juguete que no tiene solución porque consiste en darle a cada uno lo que pide hasta que no haya más dinero. A Cataluña por PIB, a Andalucía por población. Y supongo que a Galicia por dispersión, a La Rioja por calidad vinícola y a Canarias por el número de playas por habitante. Y al final, como sumando peras y manzanas las cuentas no salen, a alguien se le termina la música y no tiene silla donde sentarse.

Pero no hay problema, Zapatero volverá a pedirnos otro esfuerzo y se inventará otro engaño para mantener el poder.

Leer a Gómez diciendo que quiere para Madrid lo que Zapatero ha hecho en toda España da escalofríos.

Anónimo dijo...

Madrid es España.

Bucan dijo...

España está arruinada para muchos años. Con un endeudamiento neto externo de ochocientos mil millones de euros, sin controlar la moneda, sin poder devaluar, estamos listos de papeles.

ZP es el máximo responsable seguido de Solbes que asistió al desastre desde 2004 a 2008 como si fuera un bolo con el que no iba la cosa.

Pero nos engañaríamos si pensáramos que ZP es el único responsable. El sistema político de Autonómias, plagado de nacionalismo, caciquismos y corrupción, es economicamente inviable.

Y casi como dice el anterior comentarista anonimo, lo que queda de España es Madrid. La única vertebración que hay en el país es ya la de cadenas del Corte Inglés.

Propongo que España sea gobernada por el Corte Inglés.

Héctor dijo...

Pues si Tomás Gómez está encantado con la asfixia que hace Zapatero a Madrid, está claro que las encuestas que predicen un triunfo claro de Esperanza en Madrid y una derrota sin paliativos de Tomás Gómez, están totalmente en lo cierto. Los madrileños estamos hartos de un gobierno que no invierte nada en esta comunidad, y sabemos que con Esperanza estamos un poquito mejor.