miércoles, 27 de enero de 2010

Harto (cada día más) del pensamiento único

En estos días han surgido dos debates en paralelo que no hacen ninguna gracia a la progresía de este país y que, ante su incomodidad, han encontrado como respuesta –una vez más, el ataque y el insulto al PP.

Por un lado esta el tema de la inmigración en el que se ha constatado el fracaso de la política del gobierno socialista, que ha jugado desde la demagogia de "papeles para todos" de manera unilateral. Una política que con la regularización masiva ha supuesto un importante incremento del gasto social de las Comunidades Autónomas y Ayuntamientos, que como administración más próxima al ciudadano deben cumplir las Ley cubriendo las prestaciones sociales básicas de sus ciudadanos. Y así debe seguir siendo.

La situación actual es que hay 900.000 extranjeros en situación irregular y más de un millón de extranjeros que vinieron a España a trabajar están hoy en paro. Es decir cinco veces más que cuando Zapatero llegó al poder. La tasa de paro de los extranjeros es del 27%, once puntos más que los trabajadores españoles.


El PP se ha hecho eco de un clamor social y político (los ayuntamientos no pueden más) y si la reforma de hace unos meses no vale para los problemas encontrados, que se cambie de nuevo, pero bien. Y el PSOE y sus altavoces rápidamente salen a la palestra hablando de xenofobia (se referirán a sus concejales en Vic), de radicalismo (pensarán en Corbacho que como Alcalde de Hospitalet fue mucho más lejos que en Torrejón de Ardoz y aquí nadie dice nada) y otros insultos.


Y por otro lado tenemos el debate de la cadena perpetua, vinculado a una reforma de la Ley del Menor. En definitiva medidas que contribuyan a que la sociedad sea consciente de que las penas se ajustan a los crímenes. Para que no haya malos entendidos, mi postura es muy clara:

SI a la reinserción. SI a la educación. SI a la prevención. SI a la concienciación

Pero sobre todo un SI a que nadie tenga dudas de que el que la hace (y gorda) lo paga (y mucho).

El debate no lo ha abierto el PP para dividir (como sí hace el PSOE con la Memoria Histórica, la ley del aborto, su apuesta por el laicismo radical etc), el debate lo han planteado los ciudadanos, y el PP no puede ser ajeno a ese “grito” desesperado de algunas familias.

Los “bienpensantes” del entorno progresista nos tachan de irresponsables, de carroñeros, y recuerdan la reforma del Código Penal que pone penas de 40 años para graves crímenes (lo cual por algunos juristas es como una cadena perpetua). Tan buena no será esa reforma cuando el Rafita, tras matar a Sandra Palo, en 4 años está en la calle robando (quizá ese no sea un crimen grave).

La cuestión en definitiva es que hay leyes que en su momento tuvieron su justificación, pero si las leyes deben dar respuesta a la realidad social de un país, entonces debemos modificarles o, por lo menos, no tener miedo a hablar de cómo mejorarlas.

Eso al PSOE, a la izquierda y a su coro mediático no le gusta. Entienden que hablar de fosas, del sexo de los ángeles o del sursun corda es algo con mucho más calado social…

3 comentarios:

Ignatius881 dijo...

Por un lado, apoyo la llegada de inmigrantes. Aunque deberían tener los papeles en regla para vivir más tranquilos, pero son libres de venir a España a vivir.

Y por otro, estoy totalmente en contra de la cadena perpetua. ¿Qué es eso de dejar toda la vida a alguien en prisión? Por muy grave que haya sido su delito, tarde o temprano la deuda habrá sido pagada. ¿O esa deuda es infinita? No. Además, se violaría el derecho a la libertad, tal como está escrito en la Carta de los Derechos Humanos.

José Luis Valladares Fernández dijo...

No tengo nada contra los inmigrantes, siempre y cuando vengan legalmente. Además se les debe exigir cierto grado de adaptación social a quienes le reciben.
En cuanto a las penas a aquellos que delinquen, visto el escaso resultado de las actuales, deben revisarse y, como no, si el delito es muy grave, la cadena perpetua. Sobre todo para los terroristas y los asesinos. Revisable, como es natural.

Atentamente

ALFONSO SERRANO dijo...

Ignatius, hablamos de cadena perpetua revisable... y en cuanto a la cuantificación de la deuda... es complicado.. tu que piensas?

¿Cuantos años por violar a un bebe y matarlo? 10, 20 30?

¿Cuantos años porque un tio ponga una bomba en un super?15, 40?



Con cuantos crees tu saldada la cuenta?