martes, 22 de abril de 2008

Definamos qué es adoctrinamiento



No es un tema al que yo dedique mucho tiempo, aunque es sin duda una prioridad en toda sociedad moderna. Estoy hablando de la Educación. Y hoy voy a hablar de ello porque no puedo quitarme de la cabeza una frase del Consejero de Educación de Castilla – La Mancha, el Sr. Valverde, a cuenta de un debate sobre Educación para la Ciudadanía en el Parlamento Regional. La frase es la siguiente:

"La pregunta en este caso a mi juicio no debe ser tanto si la parte de la formación moral que corresponde al Estado es conforme a las posiciones religiosas o morales de los padres o tutores, sino si la formación moral que corresponde a padres y tutores es conforme a los objetivos de la educación".

Sólo para empezar, ¿Se ha leído el Sr. Consejero el artículo 27.3 de nuestra Constitución? Se lo recuerdo:

“Los poderes públicos garantizan el DERECHO que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y MORAL que esté de acuerdo con sus propias convicciones.”

Por lo tanto a la cuestión que se plantea, la respuesta es clara ¿no? A no ser que el PSOE de por sentado que los padres educan a sus hijos en contra de los derechos humanos o sobre principios inconstitucionales.
Este tema lleva tiempo en el debate político, pero no por ello pierde vigencia, cuando responsables políticos muestran la cara más peligrosa de este adoctrinamiento encubierto llamado “Educación para la Ciudadanía”
Esta frase del Sr. Valverde me recuerda a otras afortunadamente pasadas. Vaya por delante mis disculpas por la extensión de este post.

Durante el III Reich, se empezó a preparar psicológicamente para la guerra a la nación. Uno de los pasos más importantes fue la reforma del sistema educativo para educar a la juventud alemana de tal forma que se plegara a sus deseos. Hitler anunció públicamente este propósito en noviembre de 1933 cuando dijo:

"Cuando un opositor declara, 'no me pasaré a tu lado, y tú no me cogerás en tu lado', digo con calma, 'tu hijo ya me pertenece. Un pueblo vive para siempre. ¿Qué eres tú? Tú pasarás. Tus descendientes, sin embargo, están ahora en los campos nuevos. En poco tiempo no conocerán nada más que esta nueva comunidad". Dijo además en mayo de 1937: "Este nuevo Reich no entregará a su juventud a nadie, sino que tomará a la juventud y le dará su educación y su propia preparación".

Sin entrar en valoraciones religiosas, nadie podrá negar el pasado infantil del actual Papa Benedicto XVI. Recientemente, en Nueva York, el Papa confió a los jóvenes que sus años de adolescencia fueron arruinados por "un régimen funesto", cuyo "influjo creció, filtrándose en las escuelas y en los organismos civiles, así como en la política e incluso en la religión, antes de que pudiera percibirse que era un monstruo". (Con 17 años, y en los últimos meses de la II Guerra Mundial (1942-1945), fue llamado a filas en los servicios auxiliares antiaéreos del Ejercito alemán).

En su libro autobiográfico "Mi vida", el Papa Benedicto XVI describe de qué manera se fue imponiendo el nazismo en el sistema educativo, en el pueblo y, en definitiva, en toda Alemania. Siendo niño, observó que "había un profesor joven que estaba entusiasmado con las nuevas ideas. Intentó abrir una brecha en la estable unión de la vida de la aldea, toda ella impregnada por los tiempos litúrgicos de la Iglesia. Con gran pompa hizo que se levantara un "árbol de mayo" y compuso una especie de plegaria como símbolo de la fuerza vital que constantemente se renueva. Aquel árbol debía representar el inicio de la restauración de la religión germánica (antiguo paganismo), contribuyendo a reprimir el cristianismo y a denunciarlo como elemento de alineación de la gran cultura germánica. Con la misma intención, organizó además las fiestas del solsticio de verano, siempre como retorno a la santa naturaleza y a los orígenes propios y en polémica con las ideas de pecado y redención que, como sabíamos, habían sido introducidas e impuestas por las creencias extranjeras de judíos y romanos."
Si avanzamos un poco en la historia y nos vamos a la Revolución Cubana, podemos encontrarnos obras como “Historia Universal y de Cuba en los tiempos modernos (1870-1917). Parte II. Octavo grado. Programa.” La obra fue publicada inicialmente en 1979 por el Ministerio de Educación de Cuba. La importancia de esta obra radica en que este fue el plan de estudios al que los profesores obligatoriamente debían acogerse cuando educaban a las nuevas generaciones cubanas en el espíritu comunista. Educar a los maestros es tan importante como educar a los alumnos. La “Educación para la Ciudadanía” versión Cubana tenía varios capítulos destacando:

“Explicación Necesaria”. La “Explicación” va dirigida a todos los maestros de historia de todos los grados. Se instruye en la idea de que solamente el materialismo histórico y dialéctico pueden servir como fundamento científico de la historia, los cuales, como es conocido, fueron gradualmente elaborados por Marx, Engels y Lenin. Como clonación del sistema de instrucción soviético, también las autoridades cubanas realzan la importancia de constantemente estudiar y hacer referencia en las lecciones de historia a los clásicos del marxismo-leninismo, las declaraciones de los congresos y los documentos oficiales del Partido Comunista.
Los principales “Objetivos Generales de la Asignatura” no tienen desperdicio: 1) Formación de los alumnos en la concepción marxista-leninista; 2) Educación de los alumnos en la fidelidad a la causa del Partido Comunista, a los ideales del comunismo y su preparación para luchar por su realización; 3) Educación moral comunista; 4) El desarrollo del interés hacia la Historia de la Patria y la Historia Universal, hacia la vida político-social y la compresión del valor de los conocimientos históricos y los objetivos del estudio de la Historia

En resumen, Cuba posee un sistema educativo que obliga al profesorado a impartir la historia parcial y uniformemente desde la única ideología oficialmente permitida en la sociedad cubana, es decir, el marxismo-leninismo. Mientras los alumnos son el blanco de un sistema de instrucción politizado e ideologizado.

Y ahora llegan los señores del PSOE a decirnos como educar a los hijos y lo justifican en que la formación moral que les demos debe ir conforme a lo que el Estado establezca. Algún parecido hay ¿no creen?

AVISO A NAVEGANTES: Nada tiene que ver la Alemania Nazi o la Cuba de Fidel (regímenes completamente abominables) con la España actual y las medidas que este Gobierno estime oportuno tomar, en el legítimo derecho de gobernar según sus criterios. El mismo derecho que me asiste a mi para ver similitudes, en la intención de adoctrinamiento de la juventud española.

5 comentarios:

H dijo...

Me gustaría saber que propone el stalinista Valverde para obligarme a que deje adoctrinar a mi hijo. Usted no verá similitudes con la Alemania nazi o Cuba. Yo si. Por desgracia conozco bien Cuba y estamos poniendo los cimientos para convertirnos en "eso". Un estado stalinista.

ALFONSO SERRANO dijo...

Las diferencias entre una democracia, como la nuestra, y sistemas totalitarios, autoritarios y dictaduras como las mencionadas son claras. Frente a éstas, hay muchas maneras de actuar, con mayor o menor diplomacia. En las primeras, las democracias, el instrumento para cambiarlo es el voto. No hay otro. Y para eso debemos trabajar. Al menos así lo veo yo.

Ángel Jiménez dijo...

Hola Alfonso,

la Alemania nazi tiene su origen en la democracia. Hitler, como Mister Zeta, llegó al poder por medio de la democracia y la mentira. La cuestión no es cómo se llega sino hacia dónde se va. Las miguitas que va dejando Mister Zeta por el camino conducen a Venezuela.

Salu2

brigate dijo...

Te linkeo en mi blog.
Besitos
Magda

Leo dijo...

saco wea