viernes, 23 de mayo de 2008

Me estoy acordando...



No se realmente que pasará mañana en Génova a medio día. Sólo el hecho de pensar en lo que allí puede suceder me produce bastante tristeza. En este post no quero valorar los motivos de dicha convocatoria, ni la legitimidad o el origen de los convocantes. Pero ahora, cuando la noche está cerrada y uno navega, con sosiego, por las web de información general, se produce un sorprendente hecho que necesariamente trae un recuerdo.


Me acuerdo de la tarde del 13 de marzo de 2004, aquella jornada de reflexión. Fui a la Sede Nacional a trabajar un rato y preparar algunas cosas del seguimiento electoral y me encontré sitiado, sí, sitiado en pleno Madrid en la propia Sede de mi Partido. Recuerdo aquella tarde de guerra de sms. Recuerdo como unos determinados medios practicaron el agit-pro, dando voz y haciendo de altavoz de esas "anónimas" convocatorias. Lo critiqué entonces, lo he criticado estos 4 años y lo recuerdo ahora en estos momentos.


Y lo recuerdo ahora porque, entonces, otros medios lo criticaron igualmente. Hablaban de un periodismo indigno, de una operación orquestada, de como el informador sobre una convocatoria se había convertido en convocante. Recuerdo a esos medios que tan dignamente criticaban a ese Imperio de comunicación por sus artimañas. Y me resulta cuanto menos curioso que esa actitud que denunciaban, la lleven a cabo ahora ellos.


Mañana no es jornada de reflexión, y el derecho a manifestarse es libre y total. Pero desde luego esto debería hacer reflexionar a quienes, siendo seguro gente de bien, afiliados y simpatizantes, y gente en general que seguro quiere lo mejor para el PP, escucha y lee consignas de quienes ajenos al Partido, buscan influir y crear opinión. Todo medio de comunicación es libre de pensar lo quiera. Lo mismo me da el que quiere hacerle un monumento a Rajoy como el que quiere tirarle por un barranco. Pero lo que era censurable, como actitud profesional hace 4 años, lo es igualmente ahora.

1 comentario:

Ramon Montero dijo...

Tampoco es para tanto. No se la capacidad de convocatoria que tendrán quienes lo estén promoviendo... aunque los anuncios en la COPE ayudarán a que pueda llegar más gente.
Respecto a la polémica de estos días, a mi, Maria San Gil, siempre me ha caido bien, pero ahora sólo está, en mi opinión, pataleando por que no ha pillado lo que quería.
Una vez más no es la confrontación de ideas si no la lucha personal lo que embarra el debate político.