jueves, 2 de julio de 2009

Garoña: ¿a quien creer?

Se está anunciando en estos momentos que el cierre de Garoña, se pospondrá sólo hasta el 2013. Es el Ministro de Industria (Miguel Sebastián), uno de los miembros del PSOE más favorable a su alargamiento tal y como recomendó el CSN Consejo de Seguridad Nuclear.

Zapatero ha optado, una vez más, por no mojarse y conceder una prórroga de 4 años, lo cual no clarifica la situación para los miles de afectados directa o indirectamente por el cierre. Es una muestra más de una decisión técnica tomada desde la más radical ideología.

Se puede ser pro nuclear o antinuclear. Pero hay una cosa que todo ciudadano debe plantearse:

Para una opinión sobre el estado de tu coche, ¿a quien hacer caso? ¿a un mecánico o a un frutero?

Para saber si tus zapatos tienen arreglo, ¿de quien te fías? ¿de un zapatero o de un kioskero?

Y sobre la viabilidad y la seguridad de una Central Nuclear en condiciones de seguir funcionando, ¿a quien creer? ¿al Consejo de Seguridad Nuclear (formada por expertos y científicos)? O a un Zapatero.

Yo lo tengo claro, aún teniendo mis dudas sobre la necesidad de abrir más centrales, ante las ya existentes, creo más al CSN que a Zapatero.

5 comentarios:

Enrique Carrera dijo...

Buenas a todos.
Creo que, primeramente, habría que puntualizar que el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) no dió un sí a la continuidad de la central nuclear de Garoña, sino que puso 15 condiciones que deben cumplirse para prorrogar su funcionamiento durante otros 10 años.
Las quince condiciones son:
1. Antes del arranque tras parada por recarga de 2011, Garoña tendrá que cambiar el sistema de tratamiento de gases radiactivos en caso de accidente.
2. Antes del arranque tras parada por recarga en 2013, deberá cumplir con el refuerzo de aislamiento de las penetraciones de los muros de contención.
3. Mejorar la independencia de los equipos y circuitos eléctricos.
4. Mejorar la protección contra incendios de equipos y sistemas de seguridad.
5. Las tres modificaciones anteriores requerirán la apreciación favorable del Consejo, antes de a puesta en marcha de la central.
6. Implantación temprana de acciones correctoras en materia de experiencia operativa.
7. Mejora de la instrumentación de medida de gases combustibles en la contención para posibilitar la gestión de accidentes severos.
8. La introducción de mejoras relacionadas con los análisis de seguridad de la central, en particular sucesos externos y ocurrencia de sismos.
9. La realización de una prueba de funcionamiento prolongado de los generadores diesel de emergencia, en condiciones próximas a la temperatura máxima de diseño.
10. La continuación del programa de vigilancia de las penetraciones de los accionadores de barras de control.
11. La continuación del plan de actuación e inspección de soldaduras de acero inoxidable.
12. La revisión de la documentación soporte de la solicitud para incluir los resultados de la evaluación.
13. Constatar que el estado de la planta al final del periodo de explotación que concluye, se mantiene en el nivel de seguridad exigible.
14. Asegurar que el nuevo periodo de explotación está asociado a un aumento del nivel de seguridad que será exigible en el plazo que contemple la nueva autorización que se tramite.
15. Confirmar que el impacto de la operación de la central y los procesos de envejecimiento que puedan afectar a las Estructuras, Sistemas y componentes (ESC) de la instalación no afectarán en el nuevo periodo de explotación al mantenimiento del nivel de seguridad exigible.

Enrique Carrera dijo...

Vaya por delante que, a mi parecer, el único motivo para mantener la central nuclear de Garoña abierta es económico, y no técnico. Estoy totalmente a favor de cerrar las centrales nucleares.

Lo que no entiendo es que, si ya se sabía que estaba a punto de expirar la vida útil de la central nuclear, ¿porque motivo no se hizo un plan de alternativa económica para la zona antes? No tiene sentido. No es algo que les haya pillado de improviso ¿o si?.

No es que actue desde la más fanática ideología. Es que no tiene ni zorra idea de lo que está haciendo, o de lo que tiene que hacer.

¿Hasta cuando va a estar improvisando cosas que es obvio q ue tenía que haber planeado con más antelación? Esto es ridículo.

Jesús María Uriz dijo...

El cierre y desmantelamiento de la central nuclear de Santa María de Garoña, es una decisión política. Antes de 2013, tendremos elecciones generales y la orden de cierre deberá ser revisada por el nuevo Gobierno. No hay razones técnicas ni medioambientales, ni legales para acordar un cierre con varios años de antelación cuando de lo que se trataba era de tramitar el permiso de explotación por un plazo a determinar.
Rodríguez Zapatero, atrapado por la división en su Gabinete y la falta de criterio, ha buscado los grandes titulares sin dar razones creíbles de su decisión. Ahora, es el momento de abrir un debate sereno sobre el suministro energético de España y la energía nuclear. En este debate nos podemos encontrar.

ALFONSO SERRANO dijo...

Vale Enrique, y con esas exigencias, el CSN establecía que podía seguir funcionando 10 años... Sigo fiandome más de ellos que de ZP.

Como dice Jesús, l oque realmente hace falta es un debate serio, riguroso y sosegado sobre energía en España.

Enrique Carrera dijo...

Lo de las exigencias del Consejo de Seguridad Nuclear lo he puesto, sobre todo, pensando en como se está hablando últimamente de Garoña. Que daba la impresión de que habían dicho que si y ya está. Y no, es con condiciones.

Sinceramente, siendo totalmente antinuclear, reconozco que hubiera sido mejor que hubiesen mantenido Garoña abierta (según los 15 puntos del CSN) y se hubieran puesto a pensar en una alternativa económica para la zona (con 10 años de tiempo, digo yo que hasta a zapatero se le ocurrirá algo). Lo del parador suena a chiste...